ANALIZAR LA NARRACIÓN (OTRAS EUTOPIAS nº 59)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF ANALIZAR LA NARRACIÓN (OTRAS EUTOPIAS nº 59) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro ANALIZAR LA NARRACIÓN (OTRAS EUTOPIAS nº 59). Feliz lectura ANALIZAR LA NARRACIÓN (OTRAS EUTOPIAS nº 59) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF ANALIZAR LA NARRACIÓN (OTRAS EUTOPIAS nº 59) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF ANALIZAR LA NARRACIÓN (OTRAS EUTOPIAS nº 59) Pocket Guide.

Articles

  1. Présentation

There are two overlapping distinctions that we need to have a firm grasp of: fiction and nonfiction on one hand, and discourse and nondiscourse on the other. Fiction and nonfiction are both modes of discourse; so when we talk about either one we are talking about entities, properties, or states of affairs of discourse. The difference between them is that when we talk about fiction we assume as a matter of convention that what we are talking about has only discourse properties. And when we talk about nonfiction we assume as a matter of convention that what we are talking about has both discourse and nondiscourse properties.

Adams 7. Pero parece inexacto negar al discurso de ficciÛn la posibilidad de una referencia al mundo real. Le rÈcepteur spectateur se laisse toucher par ce qui lui est prÈsentÈ, parce que les ressemblances partielles avec ce qu'il connaÓt lui font accepter la possibilitÈ d'une ressemblance avec quelque chose qui lui Ètait jusqu'alors inconnu et qu'on lui dÈvoile. This performance is what we know as mimesis. El caso de la narraciÛn en primera persona es algo diferente.

CÛmo hace, pues, el autor, para fingir que realiza un acto ilocucionario? Pero se hace evidente la insuficiencia del concepto del acto de habla ficticio. Imaginemos una novela epistolar. No el del personaje que escribe la carta, porque no es ficticio en su propio nivel; en la acciÛn, el personaje escribe efectivamente una carta sin la menor intenciÛn de ficcionalidad cf.

Ingarden ; Harris ss. En la realidad extraficcional, el autor escribe algo en forma de carta. Ello no quiere decir, sin embargo, que todos los actos de habla del autor sean ficticios. Porque el autor ha escrito una carta ficticia, pero una novela autÈntica; la escritura de la novela es un acto de habla, de discurso, de la misma manera que lo es la escritura de la carta en el nivel de la acciÛn.

Y esta servidumbre siempre deja huellas formales harto evidentes, en contra de lo que afirma Searle cf. Eco Por tanto, concluimos que puede decirse que el autor estÈ realizando actos de habla ficticios, pero solamente como medios para realizar un acto de habla autÈntico, que ha de definirse como la creaciÛn de un discurso de ficciÛn. No acepta que pueda haber actos de habla como "escribir una novela" o "contar una historia". Esto es comprensible si se entiende en el sentido de que "escribir una novela" o "contar una historia" no son ilocuciones primitivas. The writer creates a fiction when he attributes what he writes to another speaker, which means, the writer attributes the performance of his speech acts to a speaker he creates.

From this act of creation and attribution, it follows that every fictional text is embedded in a fictional context that includes a fictional speaker and hearer. The real writer and reader, on the other hand, are not part of this context and therefore do not interact with each other on the communicative level. Adams Es este tipo de discurso de ficciÛn el que suelen estudiar los pragmatÛlogos. Ä por una parte, se orienta el lector hacia la situaciÛn comunicativa real.

The Third Industrial Revolution: A Radical New Sharing Economy

Ä por otra, hacia los espacios que el texto le reserva en su interior. Adams no son tan diferentes. Por ejemplo, J. Adams opina que el autor no realiza actos de habla, y que no tiene "autoridad retÛrica" sobre el texto:. Unlike the speaker, the writer does not report what anyone says. Whatever authority the writer has over the speaker derives from writing and not from speaking; that is, it is creative authority rather than rhetorical authority. Esta visiÛn del asunto ignora la estratificaciÛn del texto de ficciÛn, que supone el cumplimiento de unos actos de habla internos a Èl como medio para el cumplimiento del propio texto como acto de habla.

Van Dijk muestra que las conexiones entre actos de habla simples forman actos de habla complejos, o macro-actos de habla:. En general. El texto de ficciÛn es, en cierto modo, un gigantesco acto de habla indirecto. El autor no deja en modo alguno de ser un hablante cf. Pratt Pero la literatura es un juego continuo con la enunciaciÛn: "fictional discourse is particularly free to create structures that reflect and manipulate the images of status, contact and stance which the reader will construct in decoding the text" Lanser La ficciÛn no es sÛlo un acto de habla determinado, sino una manipulaciÛn de otros tipos de actos de habla y de discurso que quedan subordinados al acto de discurso global, a la escritura.

Inversamente: no es sÛlo una manipulaciÛn de discursos. TambiÈn es un acto discursivo determinado.

Teniendo en cuenta lo dicho, podemos establecer la estructura ontolÛgico-semiÛtica de la narraciÛn ficticia literaria. Para aclarar la interpretaciÛn que queremos dar a la posiciÛn de cada elemento en esta figura, deberemos justificar nuestro esquema frente a otros al uso. The underline [sic] marks the communication context, which is fictional. Este esquema es comparable a otro propuesto por Lanser Es necesario incluir al autor y lector textuales y reales en el esquema: Bal , tambiÈn los suprime precipitadamente en su formulaciÛn.

Las denominaciones speaker y hearer se refieren a las instancias que nosotros llamamos narrador y narratario. No hay, por tanto, un "desplazamiento" del autor y lector fuera del contexto comunicativo, para dejar sitio al narrador y narratario, como pretende Adams 14 ; lo que hay es una superposiciÛn lÛgica de los dos contextos comunicativos. La enunciaciÛn ficticia, de haberla, es solamente el paso obligado para llegar a la enunciaciÛn real. La diferencia fenomenolÛgica existente entre algunos niveles es una simple diferencia de rango semiÛtico: un nivel es significado por otro; o, siendo codificado por medio de signos, constituye el nivel siguiente.

Es lo que sucede con las relaciones entre acciÛn , relato y texto. La diferencia entre lo real y lo ficticio, sin embargo, es ontolÛgica.


  • .
  • SER Médico: Residencias Médicas;
  • Présentation?
  • El esclavo de la Al-Hamrá.
  • ¡Ven a volar conmigo!.

La distancia entre el texto ficticio o el real, o entre el narrador ficticio y el autor textual, no es una simple diferencia de codificaciÛn: se trata de instancias pertenecientes a diversos mundos posibles: el mundo real y el mundo de ficciÛn. Esta inserciÛn enunciativa da lugar a lo que Genette denomina relatos intradiegÈticos, aunque su formulaciÛn oscurece el hecho de que puede haber inserciones semiÛticas narrativamente autÛnomas es decir, no enunciativas que no adoptan la forma de estos relatos.

Esta propiedad deriva de la capacidad que tienen los cuadros 2 y 3 de multiplicarse al infinito en profundidad. Ä Por otra parte, tambiÈn se pueden multiplicar las figuras del cuadro 1 horizontalmente : es lo que sucede, por ejemplo, cuando tenemos una alternancia de distintos narradores ficticios en el mismo nivel. El autor textual introduce sucesivamente a varios narradores ficticios, el narrador a varios focalizadores alternativamente, etc. Es decir: un mismo texto, materialmente entendido, contiene al narrador y al autor textual; ambos son los enunciadores de ese texto.

It is indirect in the sense that success is tied to the success of the first act" Bach y Harnish En el discurso de ficciÛn, la identificaciÛn del contexto ficticio es un paso necesario en la comprensiÛn correcta. Ä En tanto que actos realizados por los personajes, contribuyen a su caracterizaciÛn desde el punto de vista del lector e incluso pueden ser determinantes en su constituciÛn como tales personajes. Ingarden La fuerza ilocucionaria del acto de habla es distinta en cada uno de esos contextos enunciativos, a veces sorprendentemente distinta.

Su mismo rango ontolÛgico es distinto: real para el personaje, ficticio para el espectador. Esta superposiciÛn de distintas enunciaciones puede alcanzar una gran complejidad. Nos encontramos tanto con el caso de un mismo tipo de superposiciÛn que se multiplica por recursividad la superposiciÛn de relatos intradiegÈticos como con la superposiciÛn de distintos tipos de enunciaciÛn muy distintos.

Por ejemplo, si seguimos la argumentaciÛn de W. Y aun en el caso en que consideremos el valor del acto de habla en el nivel de la ficciÛn, la existencia del receptor en tanto que intÈrprete en este nivel posibilita la explotaciÛn de una diferente fuerza ilocucionaria. De hecho, la variedad de situaciones posibles es enorme. Es un sistema que engloba al del lenguaje no literario, o lo presupone. Es sÛlo la intenciÛn ilocucionaria del autor la que determina el status de la obra: "whether or not it is fiction is for the author to decide".

Recordemos que Searle no admite ninguna diferencia formal entre textos de ficciÛn y de no ficciÛn. TambiÈn para Jon-K. Es lo que sucede, por ejemplo, cuando leemos correspondencia ajena. A veces pueden estar muy lejanas. The writer decides whether or not a text he is writing is fiction, and when he decides that it is to be fiction, he creates a disctinct pragmatic structure" Jon-K.

Adams 9. En cualquier caso, hay que tener en cuenta los requerimientos distintos de los diferentes contextos de lectura. Defoe ventured on irony, attacking the Jacobites in with his Reasons against the succession of the House of Hanover. But the literal Whigs prosecuted him for issuing a treasonable publication, and once more he was imprisoned. En este caso vemos cÛmo el autor ha realizado actos de habla ficticios, y sin embargo se le hace responsable de su literalidad, pues no se ha identificado su intenciÛn. Los indicios de que se sirve el lector para juzgar que el autor invoca las convenciones de la ficciÛn son de diversos tipos.

Lo que nos interesa ahora, empero, no es lo que pueda llevar al lector a atribuir esa intenciÛn, sino el hecho mismo de que deba atribuirla. Petrey Uptake se refiere al pacto convencional de la ilocuciÛn: el cumplimiento del acto ilocucionario requiere la identificaciÛn de la intenciÛn de realizarlo Austin En el caso de la literatura, esta subsiguiente interacciÛn es la recepciÛn histÛricamente variable y el trabajo de interpretaciÛn.


  • .
  • La cotidianidad de la democracia participativa (Alternativas al desarrollo).
  • Las palabras duelen duelen?
  • Abrazando la Vida: Un Viaje de Amor Para el Espíritu;
  • .
  • Account Options.
  • VIVIR COMO UN SOL Y MORIR SIN LUZ.

Como cualquier otro tipo de acto ilocucionario, el discurso de ficciÛn requiere una ratificaciÛn por parte del oyente. Por supuesto, una vez reconocida la pretensiÛn de ficcionalidad o de factualidad, el lector puede rechazarla. Si un lector no acepta como autÈntica una obra con pretensiones de factualidad, no diremos por ello que la obra se transforma en una obra de ficciÛn: el intercambio discursivo en el que ha participado es diferente, y no se confunde con el de la obra cuya pretensiÛn es aceptada por el lector.

El nivel comunicativo ficticio puede presentarse como productor de un texto real o de un texto de ficciÛn. La ficcionalidad de una obra no es establecida por el texto del narrador 41 sino por la interpretaciÛn que el lector hace del texto del autor.

Services on Demand

La ficciÛn no surge a partir de la nada. Es una construcciÛn con elementos tomados de la realidad, y siguiendo principios tambiÈn tomados de la realidad. Lo mismo sucede con los narradores, como veremos adelante. No siempre es preciso diferenciar un hablante ficticio, el narrador, de un hablante real, el actor. Este argumento no nos parece coherente. El material que constituye la ficciÛn es siempre la realidad.

Es la opiniÛn de Searle y otros muchos La misma nociÛn de acto de habla ficticio responde a esta descripciÛn. Una muestra de ello es la importancia de diversos estratos semiÛticos del texto narrativo, que no se pueden reducir a la inserciÛn de unas enunciaciones en otras. Ingarden n.

Présentation

Soliloquia II, x ; cit. Es decir, la ficciÛn consiste en la "creaciÛn", mediante la palabra, de una realidad al margen de la referencia objetiva. Genealogiis XIV.