Codigo Civil Espanol

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Codigo Civil Espanol PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Codigo Civil Espanol. Feliz lectura Codigo Civil Espanol Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Codigo Civil Espanol en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Codigo Civil Espanol Pocket Guide.

Contents

  1. ¿Qué es la capacidad de obrar?
  2. Menú principal
  3. Capacidad de obrar: ¿qué es y quiénes la disfrutan? - IONOS
  4. Código Civil español
  5. Recursos de la voz

La primera edición de la obra se llevó a cabo en , entre las publicaciones decididas por la Junta de Decanos de los Colegios Notariales de España para conmemorar el Centenario de la Ley del Notariado. Desde entonces, la obra, al contener tan importante y extenso antecedente del vigente Código Civil, viene siendo, para la doctrina y para la jurisprudencia, instrumento de uso ordinario en la interpretación de los preceptos codificados.

En esta segunda edición se han introducido las modificaciones que exigían los antecedentes del Código encontrados después de la primera edición.

¿Qué es la capacidad de obrar?

Aparte de otras novedades, es de interés destacar, también, que en el Estudio Preliminar se agregan, ahora, nuevas aportaciones sobre algunas de las cuestiones interpretativas que plantean dos grupos de preceptos del Código: los que regulan las sociedades y los contenidos en los artículos y Indicación general II. Historia III.

Ejemplares del anteproyecto IV. De esta manera, pareciera que Alessandri desatiende la posibilidad de una doble dimensión de la personalidad.

Menú principal

Se sostiene que:. A primera vista, esto pudiese parecer trivial, sin embargo, no lo es. En , en cambio, las razones prestan atención al nasciturus como fin en sí mismo: lo relevante es la potencialidad que tiene para ser persona y por ende la exigencia de proteger la vida, que es presupuesto para actualizar esa potencialidad. La obra de Alessandri es conservadora en cuanto persiste en un enfoque exclusivamente patrimonial. Parcialmente, la discusión actual se entiende como un intento de incluir esta protección bajo las consecuencias normativas que se seguirían de afirmar que un ser cuenta como persona.

En Chile, identificamos la asunción de tal derrotero en sendos trabajos de la década del sesenta de Fernando Fueyo y David Stitchkin. El primero de ellos, junto con realzar la idea de persona como eje del derecho civil, contribuye con algunas distinciones originales respecto al artículo 55 Por ejemplo, deslinda diversos usos de la palabra persona Habría un concepto biológico, que alude al hombre en tanto miembro de la especie humana; otro filosófico, referido a un sujeto racional capaz de colocarse fines y realizarlos; y, finalmente, uno jurídico, que daría cuenta de los sujetos de derechos.

Enseguida, Fueyo formula dos preguntas que frecuentemente surgen en las actuales discusiones bioéticas:. A lo primero responde que no, pues solo serían personas aquellos hombres que cumplan con los requisitos establecidos por el ordenamiento jurídico. A lo segundo también responde negativamente, ya que serían personas todos los entes que le sirvan de sustrato Con todo, hay veces que se restringe la extensión en relación con el hombre, y en ocasiones se la amplía. Suscribe una tesis que denomina tridimensional, conforme a la cual el derecho es tanto norma, como conducta humana y valor.

Capacidad de obrar: ¿qué es y quiénes la disfrutan? - IONOS

Sin embargo, respecto a las consecuencias normativas que se seguirían de la idea de persona, no es claro; se limita a describir la existencia de una postura ecléctica que la define como la conjunción de la personalidad -aspecto normativo- y el hombre -aspecto existencial En el aspecto moral, Fueyo valora positivamente tanto el aspecto igualitario del estatuto de la personalidad, la incorporación de su dimensión extrapatrimonial, como la centralidad que habría alcanzado la consideración de la persona en el derecho civil Finalmente, a Fueyo le asiste la convicción que el derecho civil va por buen camino al polarizar e institucionalizar a la persona.

La creciente expansión de organizaciones colectivas como el Estado, los sindicatos y las entidades económicas y financieras, harían poner en riesgo la posición de la persona. El derecho civil habría hecho bien, al recuperar el rol central que le compete, y nuevamente comenzar a pensar su objeto desde ella. En la misma línea que Fernando Fueyo, el profesor David Stitchkin criticó el concepto decimonónico de patrimonio que identificaría la personalidad con la capacidad de goce Esta asociación sería demasiado estrecha ante la multiplicidad de intereses que posee el ser humano; algunos de ellos tendrían una naturaleza material y otros una intelectual o moral.

En este sentido señala que:. La personalidad sería la piedra angular del sistema y todo hombre la poseería, por el solo hecho de ser tal. Para Stitchkin, el derecho se configuraría como un medio para satisfacer los variados intereses que posee la persona. Un instrumento sería la capacidad de goce, que serviría para satisfacer sus intereses primarios o de subsistencia. De acuerdo al artículo 55, entonces, todo individuo que pertenece a la especie humana es sujeto de derechos Esta comprensión, por cierto, no se ajusta al concepto tradicional de patrimonio como atributo de la personalidad.

Es por esto que a sus componentes susceptibles de valoración económica, sería necesario incorporar intereses afectivos, morales e intelectuales que tienen incidencia en los intereses pecuniarios A pesar de la reticencia que tendría el derecho para reconocer tales valores extrapatrimoniales, dos de ellos serían evidentemente protegidos: el derecho de integridad física y el derecho de integridad moral Adicionalmente, tiene el mérito de haber sido uno de los primeros autores chilenos en tematizar en extenso los derechos de la personalidad como derivación de la faz moral del ser humano.


  • Código Civil.
  • Aspectos generales de la filiación en el Código Civil.
  • Cuando juegas al amor.
  • Voces Anónimas : Tomo III.
  • Concordancias, motivos y comentarios del Código civil español in SearchWorks catalog.
  • Contenido del Código Civil español.

Para Pinto solo el ser humano es persona. Por asimilación, se extendería a las personas jurídicas.

Código Civil español

El resto de entes solo son considerados por el derecho en función de los intereses morales, económicos e higiénicos del hombre En diversos períodos históricos, sugiere Pinto, habrían sido reconocidos como sujetos de derechos, divinidades, santos, animales o plantas. Pinto no ofrece argumentos de peso para apoyar esta afirmación, simplemente sostiene que se seguiría de la definición del artículo Desde luego, esto es incorrecto.

De que todos los alemanes sean europeos, no se sigue que solo los alemanes lo sean.

Para defender esto, se apoya en la literalidad del texto del artículo 55 y en una posición crítica respecto del concepto de persona de Hans Kelsen. La persona no sería sólo un centro de imputación normativa, como habría defendido el autor de la Teoría Pura del Derecho 76 , sino que es el presupuesto necesario de dicha normatividad:. La personalidad sería una forma de protección jurídica del ser humano, por lo que:.

Parece razonable que casi todas las cualidades indicadas por Pinto no sean condiciones necesarias para establecer un trato discriminatorio en la atribución de derechos subjetivos privados. La irrelevancia de la voluntad es controvertible. Como sabemos, existen diversas concepciones de los derechos subjetivos; principalmente la tesis de la voluntad y la tesis del interés Si adoptamos la primera, deviene relevante la presencia o ausencia de voluntad en el individuo. Si la voluntad es irrelevante, no es plausible su elevación a categoría definitoria en el caso mencionado.

Este era un asunto con la suficiente densidad para haberle dedicado una extensión mayor, sin embargo, el autor no lo hizo. Basados en un formalismo puro de estilo kelseniano, manifiestan que:. Hasta allí, un concepto puramente normativo de persona. La variación se encuentra en una extraña precisión:. Es decir, los autores adoptan un realismo jurídico con un parecido de familia al defendido por Javier Hervada Ese método es el utilizado por todos los totalitarismos y, en consecuencia, el temor de la doctrina en comentario es justificable, pero no es suficiente como para justificar en términos jurídicos una postura nueva.

En cuanto al artículo 55, señalan los autores que el ordenamiento jurídico chileno atribuye personalidad a todo ser nacido de mujer. La especificación se explicaría por la negación al requisito de figura humana En suma, desde una concepción que desacopla al ser humano del rol de persona, transitan hacia la afirmación de que el presupuesto de este rol es un ser humano dotado de dignidad, para finalmente restringir la persona a su dimensión patrimonial.


  • LIEBE (PRIMERO nº 1).
  • Con el cielo a cuestas;
  • Los crímenes de Ardeshir Villa (Nuevos Tiempos nº 141).

Una de las alternativas para proveer coherencia a la tesis de Vial y Lyon, es entender que una de las exigencias de la dignidad es la consideración del ser humano como un agente que puede participar en transacciones económicas, esto es, que le pueden ser atribuidos derechos y obligaciones.

Así sortearían la inconsistencia interna del argumento. En la década de los setenta, principalmente en Estados Unidos, comenzó a cristalizarse una nueva disciplina que tenía por objeto dar cuenta de un conjunto de preocupaciones asociadas a la medicina y al conocimiento científico. Su tesis es que el embrión humano detentaría la calidad de persona conforme a nuestro ordenamiento jurídico y, por tanto, sería titular de derechos fundamentales tales como el derecho a la vida, a la integridad física y síquica y a ser tratado como persona Entre otros argumentos, recurre a una lectura de las reglas del Código Civil.

Recursos de la voz

El cometido de Zapata, en verdad, era lograr una interpretación de las reglas del sistema jurídico chileno que fuese consistente con la concepción de la persona profesada por el Magisterio de la Iglesia Católica. De acuerdo a esta, la dignidad del ser humano radica en haber sido creado a imagen y semejanza de Dios, así como en estar llamado a gozar de su contemplación eterna Estas son las personas, las cuales debiesen tener la capacidad para adquirir derechos y contraer obligaciones.

Panorámica del Derecho de Sucesiones en el Código Civil Español.

Esta capacidad, o su potencia, opina Zapata, se manifestaría exclusivamente en el hombre personas naturales y en las asociaciones humanas personas jurídicas. Así, el concepto jurídico de persona se hallaría engarzado en el concepto filosófico, puesto que todo el derecho se fundamenta en la naturaleza humana. Luego, solo los hombres pueden ser personas naturales Lo anterior es secundario, puesto que lo que le interesa al autor no es excluir de la atribución de personalidad a seres no humanos, sino que incluir a un ser humano particular, el embrión.

El desafío, entonces, es reinterpretar el artículo 74 del Código que establece expresamente que la existencia legal de la persona principia con el nacimiento, lo cual tendría como consecuencia una protección imperfecta de la vida e integridad del nasciturus.

Asumiento la distinción que presenté al inicio, podríamos decir que para Zapata las consecuencias normativas son irreductibles a una cuestión meramente patrimonial. Declarar que un ser es persona, es defender que tiene un estatus moral y que, por consiguiente, debe ser protegido. Por ello, estas consecuencias no exigen que el ser haya nacido; esto es, que el nacimiento sea un criterio para el aplicar el concepto de persona. Patricio Zapata, señala que el artículo 74 debiese ser interpretado a partir de lo preceptuado en la Constitución Política, y no a la inversa:.

El texto constitucional de señalaba que los hombres nacen libres e iguales en dignidad y derechos 95 y el Estado en su actividad debía propender tanto a su realización material como espiritual. Esto lleva a concluir a Zapata que la protección que la Constitución brinda no reconoce excepción en el embrión, el cual debe ser entendido como sujeto de derechos o persona.

Por ello, el feto sería titular de los derechos a la vida y a la integridad síquica y física consagrados en el artículo 19 de la Constitución Esta tesis es un vivo ejemplo del impacto de la constitucionalización del derecho privado. De hecho, la protección de los derechos del embrión se confirma en los artículos 75 y Permítanme continuar con la reconstrucción del argumento de Zapata: las consecuencias normativas que se siguen del concepto de persona son de dos tipos, patrimoniales y morales.

Por ello sería posible hablar de -al menos- dos conceptos de persona. Del concepto patrimonial se sigue la consecuencia de ser titular de derechos civiles; del concepto moral , la de ser titular de derechos naturales. Los requisitos para ser considerado persona en términos patrimoniales, serían los expresados por las reglas del Código Civil, entre ellas, el nacimiento; los requisitos para la personalidad moral, en cambio, no coinciden necesariamente con lo anterior.

Particulamente, en opinión de Zapata, el nacimiento no es exigido, puesto que la espiritualidad se manifiesta desde el momento de la concepción. Corral se inserta en la tradición del realismo español, conforme a la cual el derecho no puede sino reconocer una realidad ontológica que le precede y a la cual sirve, la persona Las reglas del sistema jurídico serían, de esta manera, constreñidas por la naturaleza del ser humano:. Solo el hombre es persona, y todos los hombres lo son por poseer libertad y racionalidad. Esta comprensión nuevamente colisiona con el tenor literal del artículo 74, que indica que no todos los seres humanos son personas, ya que una condición necesaria para ello, es haber nacido.

Es decir, al embrión no le sería negada su subjetividad jurídica, sino solo postergada su capacidad patrimonial.