COSAS DE LA VIDA: PALABRAS AL CORAZÓN-REALIDADES HUMANAS- 2

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF COSAS DE LA VIDA: PALABRAS AL CORAZÓN-REALIDADES HUMANAS- 2 PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro COSAS DE LA VIDA: PALABRAS AL CORAZÓN-REALIDADES HUMANAS- 2. Feliz lectura COSAS DE LA VIDA: PALABRAS AL CORAZÓN-REALIDADES HUMANAS- 2 Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF COSAS DE LA VIDA: PALABRAS AL CORAZÓN-REALIDADES HUMANAS- 2 en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF COSAS DE LA VIDA: PALABRAS AL CORAZÓN-REALIDADES HUMANAS- 2 Pocket Guide.

Articles

  1. Números en texto completo
  2. Frases célebres sobre arte
  3. UNA RELACIÓN ORIGINARIA CON EL UNIVERSO
  4. Navegación

Una fórmula para alcanzar la celebridad puede ser ésta: expresar ideas sencillas con claridad, ingenio y cortesía. Existe otra realidad, la verdadera, que perdemos de vista.

Números en texto completo

La misma obra puede cambiarme en distintas formas, depende de por lo que estoy pasando. Todas las artes se entremezclan: escultura, pintura, grabado, teatro, ballet, y ahora con las computadoras el espacio es infinito. Lo hace visible. El arte nace de la alegría y el dolor, sobre todo del dolor. Crece a partir de las vidas humanas. No existe para que se le pruebe. El que trabaja con sus manos y su cabeza es un artesano.

El que trabaja con sus manos, su cabeza y su corazón es un artista. No el dinero, no las relaciones correctas, no las exposiciones, no halagadores comentarios. Es una manera de operar. La habilidad en el dibujo depende de la capacidad de ver como ven los artistas, y este modo de ver puede enriquecer maravillosamente la vida de uno.

Un mal pintor no puede dibujar. Pero quien dibuja bien, siempre puede pintar. Un dibujo es la realidad vestida por el imaginario propio, los propios fantasmas, la propia cultura, la propia vida. La soltura en materia de dibujo viene dibujando. Es trabajar a través de un invisible muro de hierro que parece interponerse entre lo que uno siente y lo que uno puede hacer.

Él ha venido a ser la Cabeza de un Cuerpo, el Cuerpo Místico, cuyos miembros somos o estamos llamados a serlo los hombres, sin limitación alguna de razas, cualidades naturales, fortuna, simpatías… Basta ser hombres para poder ser miembros del Cuerpo Místico de Cristo, esto es: para poder ser Cristo. El que acepta la encarnación la ha de aceptar con todas sus consecuencias y extender su don no sólo a Jesucristo sino también a su Cuerpo Místico.

Y como me decía hace poco un anciano arrepentido, el cuadro de Zaqueo significa que Cristo no siempre espera que vengan a Él, mas sino, que Él va primero. Darse es cumplir justicia. Darse es ofrecerse a sí mismo y todo lo que tienes. Darse es orientar todas tus capacidades de acción hacia el Señor. Darse es dilatar su corazón y dirigir firmemente su voluntad hacia el que los guarda.

Darse es amar para siempre y de manera tan completa como se es capaz. Cuando uno se ha dado, todo aparece simple.

Se ha encontrado la libertad y se experimenta toda la verdad de la palabra de San Agustín: Ama y haz lo que quieras. En este ofrecimiento pleno, acto del espíritu y de la voluntad, que nos lleva en la fe y en el amor al contacto con Dios, reside el secreto de todo progreso.

Darme sin contar, sin trampear, en plenitud, a Dios y a mis hermanos. Mi actitud ante Dios no es la de desaparecer, sino la de ofrecerse con plenitud para una colaboración total. Dar, dar siempre, hasta que se nos caigan los brazos de cansancio. El criterio de la eficacia, el rendimiento, la utilidad funda, los juicios de valor.

No se comprende el acto gratuito, desinteresado, del que nada hay que esperar económicamente. Mucho menos se entiende el valor del sacrificio, el profundo sentido del fracaso, como la Redención fue un fracaso humano.

Frases célebres sobre arte

La explicación es simple: en este siglo industrial todo se pesa, todo se cuenta, todo se mide. Debieras caer de rodillas ante el Padre y decirle: Gracias, Padre mío, porque puedo dar.

Frases para reflexionar sobre la vida

Necesito de ti… No te obligo, pero necesito de ti para realizar mis planes de amor. Nadie puede tomar esta obra, porque cada uno tiene su parte de bien que realizar.

UNA RELACIÓN ORIGINARIA CON EL UNIVERSO

No multipliquemos las órdenes, sino que mostremos ideales que valgan bien una vida. En nuestro propio tiempo no son los generosos los que faltan, sino conocimiento interno de una causa que valga la pena para sacrificar una vida. Dios conoce el corazón del hombre y le ha puesto hambre de generosidad. La generosidad es la manera de escapar a las garras de la ley, porque con generosidad esas garras se convierten en manos muy queridas.

Para que la ley sea menos pesada no hay que quitarle algo, sino agregarle algo. La gente que regatea con los mandamientos los hace pesados… En cambio hay muchos que encima de todos sus mandamientos han colocado sobre sus hombros toda su generosidad. Y hoy en el mundo hay sólo dos clases de hombres: los que se quejan siempre y los que no se quejan nunca.

Es el gran secreto del fervor: la prisa y el entusiasmo por hacer el bien. Una amistad… es absolutamente necesaria.

No rechazar a nadie, bondadoso con todos, pero natural para ahondar aquellas relaciones que Dios pone en su camino. Este espíritu de equipo es la señal de las obras llamadas a perseverar. Entrega, entrega entera y total en manos de Cristo para que Él se sirva de nosotros. No solo hay que darse, sino darse con la sonrisa, hacer la vida de los que nos rodean sabrosa y agradable. La gracia supone la naturaleza. Amar es ansia de poseer y entregar. Fundir otro ser con el nuestro y fundirlo nosotros con él. Movimiento de apropiación y abandono, conquista y entrega.

Navegación

Dar a entender con un apretón de manos, con una sonrisa, con una palabra dicha de paso que estamos a la disposición de todos, prestos a acogerlos, a escucharlos, a entregarnos. Date entero.

El gran acto de renunciamiento no es algo negativo. No es un abandono de cosas que valen. Hasta ahora has sido bien pobre, hija, no porque no hayas poseído nada… sino porque nada has dado…. Pero hay experiencias que no se hacen por etapas y aun cuando uno se haya prestado mil veces, nunca se ha dado.

Entonces solo comienza a amar, cuando comienza a darse él mismo. Antes del hombre existe un ser, que es por esencia la plenitud del ser, en quien hay toda la belleza que puede ser concebida. Dios que es todo poder y toda bondad. Yo soy la obra de sus manos. Él es el responsable de mi vida. Cuanto hay en mí es su hechura. Miro hacia el futuro y me encuentro también con Él, con Dios que me aguarda, me espera, me tiene preparada una mansión en los cielos.

El amor de Dios, de todo se sirve para mi bien. Y todo eso persevera en Él, a pesar de nuestras rebeliones y pecados, pues su Amor es infinito y no se cansa. Hombres todos de la tierra, pobres y ricos, Dios nos ama: su amor no ha perecido, pues somos sus hijos. Yo sé que Dios es belleza. Y los montes austeros; y el mar que rompe; y la noche estrellada…. Dios es belleza y también es bondad.

Todos los designios de Dios son designios de bien… En la creación todo es eco de la belleza y de la ternura de Dios. Quien ama la belleza y la busca, la encuentra en todas partes: la naturaleza entera canta para Él. Y esa belleza la voy a poseer, no por una hora ni dos, sino por una eternidad. Dios es amor, y esto quiere decir que los bienes y las bellezas que me encantan y me atraen, que provocan en mí ese entusiasmo y alegría al contemplarlos, Dios los ha creado sin empobrecerse.

Todas esas bellezas las posee Él en Él mismo: plenitud, riqueza, dulzura, alegría, océano de gozo, armonía indescriptible, suavidad penetrante. Qué plena de sentido. Con muchos rumbos al cielo. Hay un temor de Dios: el de arrojar una sombra sobre la imagen del Amado. Temor de ofrecer tan poco al que todo se le debe. Dios pudo decir con absoluta verdad: tengo cuerpo, tengo alma, sufro, padezco… Y un hombre que caminaba por las calles y tenía hambre, sed, dolor, podía decir: soy Dios.