El proceso económico. Chile (1830-1880)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF El proceso económico. Chile (1830-1880) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro El proceso económico. Chile (1830-1880). Feliz lectura El proceso económico. Chile (1830-1880) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF El proceso económico. Chile (1830-1880) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF El proceso económico. Chile (1830-1880) Pocket Guide.

Contents

  1. Chile en el mundo (1830-1880)
  2. eBook El proceso económico. Chile () de Sofía Correa Sutil en cars.cleantechnica.com
  3. INFORMACIÓN ADICIONAL
  4. ADVERTISEMENT

Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos de Elvira López, El proceso de construcción estatal en Chile.


  • Principales hechos económicos, sociales y políticos a partir de 1830-1950 en América.
  • Chile - 2: La construcción nacional - 1830/1880.
  • Chachita Una Niña Latina (colección).
  • EL PROCESO ECONÓMICO. ARGENTINA (1830-1880).
  • Mi vida despierta y mi vida dormida?

LVIII, excepto cifras de diezmo para , cifras del estanco para y cifras de papel sellado para Lamentablemente, en el tercer catastro, de , no se registraron las siguientes variables: superficie, plantas de viña, ganado mayor y ganado menor. Esto es, se realizó un completo censo del sector rural chileno. Con todo, considerando los tres censos, ingresamos información para casi cuarenta y cinco mil fundos, alcanzando alrededor de medio millón de registros contabilizando cada uno como una celda de Excel.

En suma, contamos con una base de datos de grandes proporciones, nunca antes analizada con programas estadísticos. Caracterización general del sector agrícola a través del catastro y otras fuentes complementarias. El sector agrario chileno estaba dominado por grandes haciendas caracterizadas por una baja productividad de la tierra y el trabajo, lo que era, incluso, reconocido por los propios agricultores. Observadores extranjeros también se sorprendían de la baja productividad del sector y de los arcaicos métodos de producción empleados todavía a mediados del siglo XIX, incluyendo a analistas autorizados, como el ingeniero italiano Luis Sada di Carlo, que visitó Chile en Francisco Xavier Rosales, encargado de negocios de Chile en Francia, luego de una breve residencia en dicho país no titubeó en aseverar:.

Por ejemplo, en China, India, Inglaterra y los Países Bajos durante el periodo preindustrial se construyeron canales, puentes y caminos antes del ferrocarril para facilitar la circulación de mercancías agrícolas, así como obras complementarias para facilitar el riego. Adicionalmente, en esas agriculturas aumentó la intensidad en la rotación de cultivos i. En contraste, considerando esas innovaciones, la situación de la agricultura chilena de la primera mitad del siglo XIX era muy distante de la de Europa del norte. Respecto del uso de abonos, Chile también se encontraba muy atrasado en comparación con países como Inglaterra.

Por ejemplo, en el comisario de Illapel reconocía sin ambigüedad alguna que en su localidad se seguía haciendo descansar los terrenos entre cosechas, en lugar de sembrar nabos o trébol La precariedad de muchos caminos o la falta de ellos impedían el desarrollo de la producción de excedentes agrícolas para la exportación e, incluso, para parte del mercado doméstico.

Dicha situación era bien resumida en por un redactor de El Agricultor :. Y, de hecho, buena parte del atraso relativo del agro chileno bien podría explicarse por la falta de mercados de exportación: sin ellos los grandes agricultores no tenían mayores incentivos para realizar mejoras en los métodos de producción. Otros de sus objetivos fueron fomentar la construcción de buenos caminos 58 , puentes, canales 59 , y la introducción de sistemas de regadío, así como el uso de mejores semillas, razas animales y nuevas variedades de plantas. El impacto potencial de semejantes mejoras era inestimable.

A modo de ejemplo, es ilustrativo el caso de Pedro José Pérez, un gran terrateniente del departamento de Casablanca. Con la información que proporciona el catastro podemos confirmar que gracias a esta represa el ingreso anual de la hacienda se cuadriplicó en pocos años.

Un importante factor que explica el pobre desarrollo del sector agrario chileno antes de eran las precarias condiciones laborales y de vida de los trabajadores rurales. Así, sus bajos salarios y bajo nivel de instrucción se traducían en una muy baja productividad. Para intentar paliar esta situación, la propia SA impulsó iniciativas para mejorar la situación de los trabajadores agrícolas, aunque con un marcado paternalismo.

Entre ellas se cuenta la creación del Colegio de Artes y Oficios en su nombre original, que sería la futura Escuela de Artes y Oficios 62 , una escuela normal para niñas pobres, la Sociedad Benéfica de Señoras, entre otras medidas reformistas que poco ayudaban a resolver la desigualdad en la distribución del ingreso agrícola y los bajos ingresos del campesinado. Adicionalmente, la inexistencia de instituciones financieras, la consiguiente falta de capital y la ausencia de adecuados marcos legales regulatorios en nada ayudaban al sector Como consecuencia, una buena parte de la tierra de las grandes haciendas permanecía sin ser explotada y el potencial exportador del sector no podía ser desarrollado.

Si bien este problema afectaba también al sector minero y al mercantil 66 , el lapso prolongado del ciclo agrícola entre la siembra y la comercialización de la producción, hacía al sector agrario en particular vulnerable a la inexistencia o escasez de financiamiento. Finalmente, cabe destacar que la SA fue también fundamental en la creación de la primera Caja de Ahorros de Chile, muy ligada a la promoción del ahorro por parte del campesinado. Las críticas respecto del pobre marco regulatorio del sector eran comunes.

La SA fue insistente en la necesidad de una legislación sobre propiedad y acceso al agua proveniente de canales de regadíos Ni siquiera para las aguas del río Mapocho estaban determinados con exactitud los derechos de propiedad de cada uno de sus regadores Esta situación, sin duda, atentaba contra el progreso de la agricultura chilena: la incertidumbre sobre derechos de propiedad no hace sino desincentivar la inversión y la innovación; por el contrario, un buen marco regulatorio y derechos de propiedad bien definidos son claves para promover nuevas inversiones El panorama de atraso agrícola que hemos mostrado no quiere decir, naturalmente, que no hubiera producción agraria en Chile o que el sector no participara del boom del comercio mundial en productos primarios que comenzó con el fin de las guerras napoleónicas.

Estas preguntas son ahora posibles de responder, en esta y en la próxima sección, gracias a las bases de datos que hemos construido con la información cuantitativa contenida en los catastros. A su vez, de acuerdo con el primer censo de población, hacia habría unos quince mil predios en todo Chile. Estas cifras dan cuenta de un importante proceso de subdivisión de la propiedad agrícola en Chile toda vez que el territorio nacional no sufrió modificaciones durante este periodo 73 , que se explica fundamentalmente por una clara política de gobierno para tales efectos.

Desde inicios de la década de el gobierno promovió la subdivisión de grandes propiedades.

Chile en el mundo (1830-1880)

Los datos de población fueron tomados de Díaz, Lüders y Wagner, op. Se agregaron otros cuatro mil en función de la participación de estas localidades en el total de fundos del catastro de No obstante, de las cifras disponibles en la tabla 2 queda claro que un altísimo porcentaje de la población rural no poseía tierra, otra manifestación evidente del atraso en que se encontraba el agro chileno. En suma, mientras mayor sea el mercado objetivo potencial, mayores son los incentivos que tienen los empresarios para invertir en mejoras productivas.

Esta es la primera estimación precisa del stock total de ganado total de Chile para el periodo estudiado.

Materia en La Casa del Estudiante

Estimaciones para el total de Chile c. Si estas cifras son correctas, los datos del catastro sugieren que los propietarios que pagaban el catastro seguían concentrando buena parte del ganado mayor, tal como vimos para Nuevamente, solo disponemos de cifras para la campaña de Buenos Aires en Al desagregar los datos por provincias tabla 4 , podemos constatar que Santiago concentraba el ganado mayor, seguida por Colchagua. De estas, Desagregando estos datos por provincias, es posible concluir que Concepción era por lejos la que concentraba la mayor cantidad de viñedos en Chile, seguida por Maule y Santiago tabla 5 En conjunto, la información de las tablas anteriores proporciona una aproximación adecuadamente fundada de la extensión, magnitud y del total de la riqueza del agro chileno entre y Sin embargo, una omisión importante es la ausencia de información directa sobre cultivo de trigo, producción de harina y otros productos, como fruta fresca, legumbres y cebada.

Así, siendo el trigo el principal cultivo en Chile, resulta sorprendente que las juntas catastrales no consignaran la superficie cultivada con este cereal.

En la siguiente sección procederemos a analizar cómo se distribuía la riqueza del sector agrícola chileno, y, en especial, quiénes eran los principales miembros de la clase terrateniente chilena. Previamente, para efectos comparativos, es de interés destacar las principales fortunas chilenas antes de la Independencia.

Para complementar nuestra evidencia con fuentes secundarias, podemos considerar que en su conocido artículo sobre élites en Chile durante el siglo XVIII 88 , Jacques Barbier listó todas las familias que adquirieron títulos de Castilla o mayorazgos en el siglo XVIII en Santiago de Chile. Para ello hemos usado diversos indicadores de desigualdad, agrupando los fundos de acuerdo con cada propietario.

Entre dichos indicadores cabe destacar que el Coeficiente Gini 89 del ingreso agrícola entre los propietarios que pagaban el catastro fue de 0. Estas cifras dan cuenta de un fenómeno relativamente conocido, pero que ahora por vez primera podemos cuantificar con precisión. Respecto de la desigualdad en la distribución de la tierra no del ingreso , encontramos que el Coeficiente Gini de la distribución de la tierra fue de 0. Vale decir, un altísimo porcentaje de la población rural no poseía tierra o los predios de su propiedad generaban excedentes muy bajos. Para ello hemos seleccionado a los primeros cuarenta y ocho terratenientes de todos los propietarios que generaban mayor ingreso anual en los censos realizados entre y En efecto, era poseedor de casi El cuarto lugar en el ranking de ingresos agrícolas correspondía a Juan de Dios Correa, dueño de solo dos fundos en la provincia de Santiago, pero que en conjunto abarcaban casi Con el mismo nivel de ingreso anual figuraba Francisco Tagle, poseedor de fundos por casi Asimismo, aunque no es el foco de esta sección, nos parece interesante destacar lo siguiente: de la descripción anterior parece quedar claro que los grandes propietarios practicaban tanto actividades ganaderas como vitivinícolas, pero que, a su vez, hubo un importante grado de especialización en ciertas actividades.

A su vez, los señores Mendiburu 92 son propietarios de Esto ocurría por decisión propia de los terratenientes i. Así, a principios de la década de el sector vitivinícola no pareciera ser tan gravitante como generador de riqueza en el sector agrícola. Este hecho podría atribuirse a diversos factores. Los principales productos generados por los viñedos, vino y aguardientes podrían catalogarse como suntuarios en economías preindustriales caracterizadas por bajos ingresos per capita.

Así, entonces, la falta de mercados explicaría que el sector vitivinícola no hubiera prosperado durante este periodo. De estos, dieciocho de ellos o sus herederos directos estaban también en el listado de i. Dicho terrateniente ya figuraba en el tercer lugar de mayores ingresos en el ranking de Comparando la información entre ambos censos, podemos observar que aumentó substancialmente la superficie de sus fundos y que entre y José N.

Sabemos con certeza que se dedicaba principalmente a la ganadería, toda vez que contaba con once mil ochocientas y ocho mil seiscientas cabezas de ganado mayor y menor, respectivamente.

eBook El proceso económico. Chile () de Sofía Correa Sutil en cars.cleantechnica.com

En suma, hubo pocos cambios en la posesión de la tierra de los grandes latifundistas de Chile, lo que no es de extrañar considerando el poco tiempo transcurrido entre los dos primeros censos agrícolas. Respecto de la inversión en plantas de viña, los principales actores en eran todos del departamento de Puchacai, en la provincia de Concepción: Manuel Zañartu, con doscientos veintidós mil plantas, duplicando su stock de plantas respecto del catastro previo, cuando ocupaba el sexto lugar en el ranking de los dueños de plantas de viña; Pedro Zañartu ciento noventa y un mil plantas ; Tomasa Santa María ciento ochenta y cuatro mil plantas y José María Palominos ciento ochenta mil plantas.

Todo indica que la manipulación monetaria sólo habría podido aliviar ligeramente la escasez de circulante en el mercado interno. Otro tanto sucedió al empleado, al abogado, al medico, al sacerdote, y en fin. Esta constatación es muy importante porque descarta la hipótesis que atribuye a la adulteración monetaria la virtud de haber funcionado como una barrera de protección efectiva para la producción manufacturera boliviana, la misma que era predominantemente artesanal. Pero éso no era todo.

Este procedimiento habría ocasionado un notable aumento de los costos operativos de importación en Bolivia. Medinaceli :7 ilustra este punto de la siguiente manera:. El gobierno, amparado en el monopsonio, fijaba precios internos del rescate de plata por debajo de las cotizaciones vigentes en los países vecinos y adulteraba arbitrariamente la moneda Estos artificios gubernamentales resultaban onerosos para la minería. Sólo así -aseveraban los articulistas-, se lograría el progreso de la minería en el país.

Los datos del cuadro 5 sugieren que los impuestos ad valorem que incidían sobre la minería eran directamente proporcionales a la acuñación relativa de moneda feble.

Cuadro 5 Impuestos ad valorem que incidían sobre la producción de plata, Mientras que el bloque minero-comercial presionaba para que la plata fuera tratada como cualquier mercancía y se decretara su libre comercialización, el Estado insistía en considerarla dinero-mercancía y, lo que es crucial, una fuente indispensable de recursos fiscales que podía ser incrementada arbitrariamente vía adulteración monetaria. Los registros de internación de plata a los bancos de rescate sugieren que el contrabando habría alcanzado proporciones importantes a partir de los años cuarenta, a pesar de las penas prescritas para ese delito En el Boletín de la Asamblea Constituyente de p.

INFORMACIÓN ADICIONAL

En consecuencia, a pesar de algunas declaraciones oficiales en contra de la adulteración, los gobiernos bolivianos, sometidos a déficit fiscales permanentes y a una estructura tributaria demasiado rígida, no estaban realmente dispuestos a ceder ante las presiones del bloque minero-comercial Pero ésta no era ciertamente la mejor opción que tenían los gobiernos republicanos para incrementar sus ingresos en el largo plazo, pues al someter al otrora sector líder de la economía regional a una carga tributaria demasiado pesada dificultaron su recuperación y retardaron su modernización.

En esas circunstancias, las posibilidades de que la economía nacional experimentara una vigorosa fase expansiva eran remotas. Fue sólo a partir de , al liberalizarse el mercado de la plata, cuando se produjo el auge argentífero en el país. La producción anual promedio, que había permanecido estancada en torno a Sin embargo, es difícil aceptar la relación de causa y efecto, propuesta por la escuela revisionista, entre la adulteración monetaria y la prosperidad de algunas economías vecinas que habían estado vinculadas comercialmente a los mercados mineros de Charcas desde tiempos coloniales.

Mis objeciones a esta interpretación pueden resumirse de la siguiente manera.

ADVERTISEMENT

Los pesos fuertes y los metales preciosos sin acuñar sacados de contrabando deben haberse utilizado para saldar las importaciones de ultramar. Parece que sólo a partir de esos años, cuando la acuñación de moneda feble se incrementó substancialmente, la moneda adulterada comenzó a exportarse en cantidades crecientes para pagar las importaciones provenientes de ultramar.

transición al capitalismo en Chile 1830-1870

Era en Valparaíso donde los comerciantes bolivianos compraban letras de cambio para pagar las mercancías ultramarinas importadas por las casas comerciales de la costa del Pacífico Vargas. Sin embargo, cuando la moneda feble boliviana comenzó a entrar en cantidades apreciables a Valparaíso, el gobierno chileno prohibió la circulación de este tipo de moneda en su territorio. Tan pronto como el mercado chileno se cerró para la feble boliviana, los comerciantes bolivianos acudieron a Tacna, y en menor grado también a Buenos Aires, a comprar letras de cambio sobre Valparaíso y Londres Vargas, 8 y Medinaceli, 7.

En otras palabras, el bloqueo chileno a la moneda feble boliviana, que forzó la migración de este tipo de moneda a Tacna y Buenos Aires, no resultó en un aumento significativo de las importaciones bolivianas de mercancías de origen regional a expensas de mercancías ultramarinas. Es verdad que como un efecto del envilecimiento monetario era natural que se produjeran incrementos en los precios de las mercancías importadas; pero, tal como lo mencionamos arriba, estos ajustes de precio no sólo afectaron a las mercancías ultramarinas sino también a los productos importados de las economías limítrofes.

Esto porque la producción boliviana de plata carecía -inclusive desde el periodo colonial tardío-, del peso y la aceleración necesarios para articular y dinamizar el espacio regional, tal como lo había hecho en el período de auge colonial. La recuperación de las minas del Cerro de Pasco y la reactivación de la Casa de Moneda limeña habrían sido de tal magnitud que Gootenberg sugiere que probablemente gracias a ello se logró cubrir el déficit externo, mantener un stock monetario adecuado y estabilizar los precios en esos años Gootenberg, 66 Las exportaciones de lana a mercados europeos crecieron de 57 quintales en a 4.

El auge exportador posibilitó el equipamiento del puerto de Islay, y atrajo varias casas comerciales europeas hacia la zona. En la década del cuarenta había en Arequipa cuatro casas europeas dedicadas a la exportación de lana: dos inglesas, una alemana y una francesa Flores, En la década del sesenta, la lana se convirtió en el principal producto de exportación del sur peruano Flores, Flores no deja dudas al respecto cuando escribe:.