Historia sociolingüística de México. Volumen 2 (Estudios Linguisticos Y Literarios)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Historia sociolingüística de México. Volumen 2 (Estudios Linguisticos Y Literarios) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Historia sociolingüística de México. Volumen 2 (Estudios Linguisticos Y Literarios). Feliz lectura Historia sociolingüística de México. Volumen 2 (Estudios Linguisticos Y Literarios) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Historia sociolingüística de México. Volumen 2 (Estudios Linguisticos Y Literarios) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Historia sociolingüística de México. Volumen 2 (Estudios Linguisticos Y Literarios) Pocket Guide.

Contents

  1. NotiCEPE :: Sistema de Noticias :: Centro de Enseñanza para Extranjeros - UNAM
  2. Historia Sociolinguistica de Mexico: Volumen 2 (Estudios Linguisticos y Literarios)
  3. See a Problem?
  4. Historia Sociolinguistica de Mexico: Volumen 2 (Estudios Linguisticos y Literarios)

Enlarge cover. Error rating book. Refresh and try again. Open Preview See a Problem? Details if other :.

Thanks for telling us about the problem. Return to Book Page. Pedro Martin Butragueno. Get A Copy. Paperback , pages. More Details Friend Reviews. To see what your friends thought of this book, please sign up.

To ask other readers questions about Historia Sociolinguistica de Mexico , please sign up. Be the first to ask a question about Historia Sociolinguistica de Mexico. Lists with This Book. This book is not yet featured on Listopia. Community Reviews. Showing Average rating 0. Uno de los aspectos desarrollados en el capítulo 6, el papel social de la lengua literaria, aparece expuesto en mayor detalle en la contribución posterior, la de Martha Lilia Tenorio acerca de la lengua literaria del virreinato.

Como recuerda Tenorio, citando a Henríquez Ureña, por raro que parezca, uno de los principios que en los tiempos de la Colonia guiaba a aquella sociedad, después de la religión, era la cultura intelectual y artística. Suponía la coronación de la vida social, del mismo modo que la santidad era la coronación de la vida individual. La sección escrita por Mendoza pone el énfasis en la expansión del español por el norte de México, prestando especial atención al progresivo desarrollo de la frontera septentrional, concepto cambiante a lo largo del tiempo.

El capítulo 12, escrito por Dora Pellicer, es el primero de dos secciones dedicadas al examen de las políticas lingüísticas antiguas y modernas el otro es el 22, de Héctor Muñoz, con el que se cierra el libro —lo que no impide que haya también numerosas referencias a las diferentes políticas lingüísticas en otras contribuciones—. El segundo de los dos capítulos dedicados al desarrollo de la lengua literaria es, entonces, el capítulo 14, redactado por Rafael Olea Franco, que en otro sentido queda emparejado también con el 13, pues es también el segundo de los dedicados específicamente al siglo XIX.

La contribución de Olea Franco es esencial para entender la constitución de ciertos componentes de la lengua literaria a partir del movimiento de independencia. Teniendo como inicio el debate lingüístico del momento, entre los extremos del rechazo de la herencia colonial y la posible aceptación del legado de la lengua española, se describen aquí las soluciones literarias y los reflejos procedentes de la lengua mexicana coloquial, en particular en obras como El Periquillo Sarniento , Astucia y Los bandidos de Río Frío.

NotiCEPE :: Sistema de Noticias :: Centro de Enseñanza para Extranjeros - UNAM

Muchas son las dimensiones de este vasto problema. Por una parte, es necesaria una discusión del concepto mismo, empleado en sociolingüística de varias maneras. Por otra, es necesario buscar los antecedentes históricos de los usos diferenciados de lenguas para poder entender las manifestaciones actuales.

Al tiempo que establece las líneas generales de la diglosia actual, el capítulo se detiene en especial en casos otomíes, zapotecos y yaquis. La cuestión crucial de la enseñanza lingüística, tal como se ha desarrollado a lo largo de las décadas pasadas, y en el contexto de las repercusiones sociales de las que parte y las que desencadena, es el tema del capítulo 19, elaborado por Rebeca Barriga Villanueva; se analizan allí los condicionamientos heredados desde el pasado colonial y decimonónico y, sobre todo, la cuestión de los métodos, los programas de enseñanza y los libros de texto, procurando explicar los no tan halagüeños resultados, al tiempo que se compara la enseñanza del español como primera lengua a los hispanohablantes y como segunda lengua a los indomexicanos.

Moreno de Alba capítulo 20 —. Sin duda, el examen del impacto de los medios de comunicación, incluidas sus nuevas modalidades, es un componente esencial para una visión global de las necesidades comunicativas de los hablantes. Estamos conscientes de que no es todo lo que una Historia sociolingüística de México puede y debe contener. Aunque la exhaustividad es aquí casi impensable, hemos planeado y se encuentra en preparación un tercer volumen que recoge algunas de las cuestiones que han quedado ahora pendientes por diferentes motivos, entre el verdadero mar de problemas por investigar.

Son muchas las personas que han contribuido a hacer posible la Historia sociolingüística que aquí presentamos. Debemos un reconocimiento especial a nuestra casa de estudios, El Colegio de México, mentor siempre exigente y generoso. Hubo en tiempo de las cruzadas un pueblo montaraz que habitaba en las cuevas del camino de Damasco y que tenía como jefe a Chik Elchassissin , al que los occidentales imaginaron como un gran príncipe. Este cabecilla de los asesinos , temeroso de que el rey de Francia organizara una cruzada contra él e invadiera sus tierras, envió a dos señores de su corte para asesinarlo; mas al día siguiente, conocedor de que el rey francés era persona generosa y amable, envió a otros dos señores para salvarle la vida.

Voltaire imaginaba la absurda situación de ambos comandos intentando hacerse con los servicios de sendos bajeles en el mismo puerto de Jaffa, paso obligado entonces entre Asia y Europa. Y Voltaire extrae una clara conclusión:. El reto de comprender el decurso histórico de una comunidad obliga a abordar los conceptos fundamentales de historia y de sociedad , indiscutiblemente, pero también el de lengua , por cuanto las lenguas son parte esencial de la identidad de las personas y de la personalidad de los pueblos.

Y el reto exige tratar tales conceptos adecuadamente, por separado y en su confluencia todos ellos. Sin embargo, la comprensión no puede darse por completa hasta que tales conceptos no son perfectamente contextualizados, de modo que la abstracción que supone hablar de lengua, de historia o de sociedad ha de quedar materializada en realidades localizables en cabales coordenadas espacio-temporales.

Comencemos por la historia.

Historia Sociolinguistica de Mexico: Volumen 2 (Estudios Linguisticos y Literarios)

Parecería que ciencia y parcialidad habrían de ser nociones mal avenidas por naturaleza, pero se constata que no es así. El propio Valéry anotaba en Reducir la historia a los grandes acontecimientos es reducir la vida a sus puntos críticos. Pero fue a finales del siglo XIX y principios del XX cuando la historia —el modo de practicarla— experimentó la transformación con mayores consecuencias en la investigación de nuestros días. Las consecuencias de estos planteamientos pueden apreciarse de modos distintos, pero, para nuestros intereses, merecen destacarse la aparición de la historia social desde los años setenta Tuñón de Lara y, posteriormente, la irrupción de una historia social del lenguaje , elaborada desde el seno de la historia misma.

Así la concebía Manuel Tuñón de Lara en , quien distinguía bajo el rótulo de historia social dos dominios de la actividad científica. Por otro lado, al hablar de historia social , Tuñón de Lara se refiere al conocimiento específico de la realidad que emerge de la base económica de una sociedad determinada y penetra en sus superestructuras políticas, jurídicas y culturales.

En este caso, se trata del objeto de estudio y no tanto de la forma de abordarlo.

See a Problem?

Azorín hablaba de la historia menuda y aquí hay un lugar, no poco importante, para la lengua y su uso. Sirva como ejemplo la obra de Christopher Hibbert, The English. A social history , donde se dibuja una historia socio-cultural de Inglaterra, en la que no falta el uso de la lengua como componente esencial de la vida cotidiana. El siguiente paso es llegar a una historia social del lenguaje.

El protagonista de la creación y difusión de esta corriente de estudio fue Peter Burke, quien ha ejercido su influencia desde los años ochenta hasta nuestros días. Dice Burke , p. Fue en cuando lancé una llamada de atención sobre lo que denominé una historia social del lenguaje , que parecía haber sido descuidada tanto por historiadores como por lingüistas. Los historiadores dejaron el asunto en manos de los segundos, pero éstos no estaban por entonces demasiado interesados en la dimensión social del lenguaje, mientras que los sociolingüistas […] tendían a ignorar la historia.

En efecto, la historia social del lenguaje aspira a integrar el lenguaje en la historia social y la vida social en la historia del lenguaje. Y es una historia de cómo el uso de las lenguas se implica en las acciones sociales, aunque de este modo se esté llamando a las puertas de la sociolingüística. Todo ello puede recibir el rótulo de historia sociolingüística , rótulo genérico y, por consiguiente, con una importante carga polisémica.

El interés por la dimensión histórica o temporal de las lenguas ha sido permanente desde los inicios de la lingüística. En efecto, el cultivo de una ciencia del lenguaje de raíz historicista se ha practicado desde la decimonónica lingüística histórica y comparada de Franz Bopp, Rasmus Rask o Jacob Grimm Mounin , pp. A grandes rasgos, la manera en que se ha abordado el estudio histórico de las lenguas obedece a una doble perspectiva: la de la historia interna y la de la historia externa.

Por historia externa se entiende la que se preocupa por el uso de la lengua en sus entornos sociales a lo largo del tiempo y por el modo en que estos la condicionan. En , Ramón Menéndez Pidal afirmaba , 2, pp. Los sucesos históricos, una evolución en las instituciones políticas o religiosas de un pueblo, una clase superior que pierde el poder, una guerra, una expansión comercial o cualquier otro, arrastran consigo alguna novedad en la lengua.

Existe, pues, una diferencia clara entre la lengua como sistema y la lengua en su uso social; y ambas pueden escudriñarse desde el prisma de la historia. La no menos célebre Historia de la lengua española , de Rafael Lapesa, conjuga una y otra magistralmente.

Las variedades lingüísticas - Lengua - Educatina

Sí es posible afirmar, sin embargo, que el estudio de las dimensiones social y temporal de las lenguas ha conocido recientemente un avance muy especial en su contenido y su metodología. Es cierto que la historia externa tiene en el componente social uno de sus elementos primarios; también lo es que otras disciplinas tradicionales, como la dialectología o la antropología lingüística, han atendido de un modo constante a la dimensión social de las lenguas.

Pero no es menos cierto que el surgimiento de la disciplina denominada sociolingüística , a partir de los años sesenta, vino a dar un aire nuevo al estudio histórico de las lenguas en su contexto social. En torno a la moderna sociolingüística hay dos hechos que no conviene perder de vista. El primero de ellos es su persistente atención al cambio lingüístico, especialmente al modo en que los factores sociales le afectan. En rigor, llamamos sociolingüística al estudio de la variación y el cambio lingüísticos en entornos urbanos y sociología del lenguaje al estudio de la presencia y el uso de la s lengua s en sociedades concretas.

Historia Sociolinguistica de Mexico: Volumen 2 (Estudios Linguisticos y Literarios)

Todo ello recibe el nombre de sociolingüística —eso sí, desde fuera de la disciplina— y todo ello admite un enfoque histórico o diacrónico. Las historias lingüísticas tradicionales se centran primordialmente en el qué de los cambios, sin excesiva referencia a los factores sociales y políticos que han podido ser responsables de ellos. El punto de partida no es nuevo: se trata de entender que las lenguas son parte de la historia de los pueblos que las usan y que responden a renovadas necesidades y demandas. La analogía es clara.

Por su lado, los estudios lingüísticos han seguido una ruta —entre otras posibles— que ha revalorizado la dimensión social de la lengua y enfatizado sus implicaciones en la evolución lingüística, al tiempo que la atención a la sociología y a la etnografía ha abierto el paso a una historia social de la lengua elaborada por lingüistas. En menos aspectos de lo que podría parecer. Y hay diferencias metodológicas, sobre todo en cuanto a la localización y tratamiento de las fuentes primarias.

Pero todas estas diferencias se diluyen cuando se abordan objetos de estudio concretos, objetos de estudio que admiten un mayor énfasis en lo histórico o en lo lingüístico, pero que se neutralizan parcialmente en lo social. Probablemente sea la formación y el interés final de cada investigador quienes permitan hacer distinciones que en muchos casos se antojan imposibles. La Historia sociolingüística de México que aquí se inicia es, en cierto modo, deudora de todos los antecedentes teóricos mencionados aquí sumariamente.

Y ello aplicado sobre México, territorio privilegiado en lo sociolingüístico. La geografía mexicana ofrece a la lengua española un protagonismo singular, tanto por la extensión interna de su uso, como por tratarse de la mayor concentración de hispanohablantes del planeta.

Account Options

Pero el protagonista de una historia exige la presencia de un deuteragonista y de otros personajes que en este caso, paradójicamente, rara vez han coincidido en la misma obra. Por esa razón, esta Historia sociolingüística de México es una afortunada composición polifónica. Su contribución al conocimiento no solo de la historia social de las lenguas de México, sino también de los territorios centroamericanos, es sencillamente trascendental.

Por ello puede afirmarse que esta obra es ejemplar. Extraordinaria , trascendental o ejemplar son solo tres de los muchos adjetivos elogiosos que pueden atribuírsele.

La explicación de tan singular circunstancia se halla, sencillamente, en la generosidad de los profesores Pedro Martín Butragueño y Rebeca Barriga Villanueva, así como en la temeridad de un sociolingüista que se siente bien amparado por la amistad de sus colegas. Esta historia me ha dado la oportunidad de acercarme a algunas de ellas con detalle y por eso estoy profundamente agradecido. Y terminamos, como inicié estas líneas, citando a Voltaire, quien, en su Charlot y en el Dictionnaire philosophique, recurre a una frase que ha pasado a muchas lenguas para motejar al que falsea la verdad de un suceso al referirlo:.

Esta es la historia social de un territorio, la historia social de unas lenguas, la historia social de un conjunto de comunidades lingüísticas que hoy reciben el nombre de México.