Juan Vernet. Historia de la ciencia y de la cultura. Aportaciones de la Escuela de Barcelona

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Juan Vernet. Historia de la ciencia y de la cultura. Aportaciones de la Escuela de Barcelona PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Juan Vernet. Historia de la ciencia y de la cultura. Aportaciones de la Escuela de Barcelona. Feliz lectura Juan Vernet. Historia de la ciencia y de la cultura. Aportaciones de la Escuela de Barcelona Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Juan Vernet. Historia de la ciencia y de la cultura. Aportaciones de la Escuela de Barcelona en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Juan Vernet. Historia de la ciencia y de la cultura. Aportaciones de la Escuela de Barcelona Pocket Guide.

Contents

  1. En torno a la polémica de la ciencia española
  2. Búsqueda en la Revista
  3. Filosofía y Ciencia en la Geografía, siglos XVI-XXI
  4. Servicios Personalizados

Así, la historia quedaría definida por aquellas batallas de aquellos reyes, por la forma de vida de la clase dominante en cada época sean la nobleza y el clero, sea la burguesía , etc. Con ello, y al fin, el islam en España podría considerarse, mediante la progresiva expansión de la cristiandad en su Reconquista, el punto de inflexión de la batalla de las Navas de Tolosa y la definitiva expulsión del reino nazarí de Granada, como de aquella parte de los vencidos, por lo que el peso del al-Andalus en la historia española no sería tan decisivo como el de la cristiandad.

Y, en la medida en que el discurso marxista sobre la historia ha marcado un hito en la concepción de la misma, se va a considerar el dejar a un lado la historia vista tan sólo desde el punto de vista de los vencedores. Para ello hemos hecho uso fundamentalmente de las tesis de Juan Vernet en sus impactantes estudios, que minuciosamente han dibujado cómo fue aquel ambiente de sabiduría. Breve historia de la España musulmana. Resultó que una de las formas de subsistencia fundamentales dentro de las costumbres de las tribus que habitaban la península de Arabia era la de las ghazu o incursiones.

En la medida en que el pacto de paz obligaba a no atacar a los propios musulmanes, se hizo necesaria la conquista de otros territorios en los que poder llevar a cabo las ghazu. Después del reinado de los cuatro califas, y con la polémica desatada con el cuarto, Alí, el cual no fue aceptado por todos los miembros de la comunidad musulmana 3 , Muawiya, encabezando a la oposición, se hizo con el poder en Siria y se proclamó califa de la familia de los omeyas, creando un imperio unificado. Por lo que a la península respecta, todavía no se había llegado a ella.

Primero fue necesario acabar de conquistar los territorios del Magreb, tarea que se completó en el año aproximadamente, consiguiendo reunir en el seno omeya a los bereberes habitantes de las tierras magrebíes. Así, se realizó un primer desembarco en la península de cuatrocientos hombres a cargo de Tarif. Éste siempre basó su política de gobierno a base de privilegios. Privilegios no sólo ya del tipo económico, de pago de impuestos, cosa que se hace evidente al hablar de privilegios en la historia, sino de oportunidad de acceso a los cargos de poder de la administración tan compleja que llevaron a cabo los omeyas, y que aquí no va a desarrollarse.

El emirato omeya de Córdoba se encontró con problemas desde su principio, problemas heredados ya de las conquistas realizadas por los musulmanes antes de la fundación del emirato. Para la conservación de esa circunscripción fronteriza, era necesario un sistema de defensa complejo, que pudiera frenar los ataques de la cristiandad. El segundo problema al que se enfrentó el emirato omeya de Córdoba fue el de los bereberes. Es necesario recordar que fueron éstos, que habitaban las tierras del Magreb, los que realizaron la primera expedición a la península. Estos dos problemas a los que se enfrentó el emirato omeya de Córdoba dieron lugar al decaimiento del mismo.

Por otro lado, no había suficientes militares. Esto llevó a una situación en la que se tuvo que recurrir a mercenarios reclutados de entre los bereberes, los cuales, como ya se ha dicho, seguían pensando que en cierta medida las tierras de la península eran suyas. Estos bereberes que pasaron a Andalucía acabaron por convertirse en un partido activo, que terminó por enfrentar a los propios andaluces.


  • Proyecto Cassandra: 15 viajes al pasado.
  • El libro de las revelaciones!
  • José Alsina Calvés, En torno a la polémica de la ciencia española, El Catoblepas , .

Así, se produjo una sublevación popular, y el emirato omeya de Córdoba cayó. El principio de la decadencia del islam en España como fuerza militar estaba ya andado. Éste es el punto que va a tratarse en sucesivas líneas. Con el comienzo del emirato omeya de Córdoba, se empiezan a introducir en la península, tanto a través de los sabios que llegaban, como a través de los sabios que quedaban en Oriente, ideas y conocimientos que hasta el momento resultaban desconocidos en la tierras de la península.

En esta época llegó a Córdoba Ziryab, el que introdujo el juego del ajedrez, al-Hawani, dedicado a la medicina, se introdujeron, como bien nos hace ver Juan Vernet, nuevos cultivos, los que necesitaban nuevos tipos de técnicas de riego y aprovechamiento del agua, nuevas técnicas, como la de la pesca de la ballena, el gusano de seda, el papel Un caso muy notable y curioso de cómo la España musulmana sirvió de trasvase cultural a Occidente fue el del reloj de sol.

Fue con la llegada de los musulmanes a la península cuando se reintrodujo en el mundo cristiano la técnica de construcción del instrumento 7 , técnica consistente en un círculo en cuyo centro hay un clavo perpendicular, que da sombra una sombra u otra en el círculo, dependiendo del momento del día en que uno se encuentre. La traducción como posibilidad del trasvase cultural. La labor de traducción en la península ha sido, en esta época histórica que se trata, la condición que ha posibilitado el trasvase cultural de la ideas de Oriente al Occidente europeo. Y es esta traducción uno de los puntos de inflexión de la heterogeneidad hispana.

De este modo, la cultura de la España musulmana se fue ampliando. A la misma se incorporó como socio el físico Ernst Abbe , profesor de física de Jena. Distinguidos científicos, como el químico Schott inventor de nuevos vidrios , o los citólogos Hertwig y Flemming, colaboraron con la misma. En Cajal recibió un microscopio Zeiss de regalo de la Diputación de Zaragoza con motivo de su informe sobre el cólera, instrumento que fue fundamental para sus futuros trabajos. Las características técnicas de los instrumentos empezaron a definirse de modo objetivo aumento, campo, poder separador, aberraciones y su empleo correcto exigía un aprendizaje idéntico para todos los usuarios.

La comunicación objetiva sustituyó a la terminología personal, aunque se seguían produciendo errores debidos a artefactos producidos por métodos de preparación muy rudimentarios. El desarrollo y la normalización de las técnicas microscópicas jugaron un papel fundamental en la génesis de la biología como ciencia unificada del mundo vivo. En esta construcción de la biología como ciencia la teoría celular jugó un papel fundamental.

El primer paso importante fue la desviación de la atención de las paredes celulares para centrarse en el contenido de la célula. En , Dujardin describió el citoplasma de los infusorios, al que dio el nombre de sarcoda. El progreso del microscopio como medio de observación exigió el avance paralelo de las técnicas de preparación histológica. Otro recurso técnico fue la inclusión de la pieza en un material solidificable. Para realizar los cortes se utilizaban al principio simples navajas. En se idearon cuchillos de hojas paralelas ajustables, y el primer micrótomo fue inventado en por Wilhem His.

En cuanto a las técnicas de tinción podemos considerar que fueron inventadas por Joseph Gerlach, quien en inyectó una solución de carmín amoniacal y glicerina en el sistema vascular de diversas plantas. En el terreno de la elaboración doctrinal de la teoría celular hay que citar a Mathias Jacon Schleiden , que en año publicó Contribuciones a la fitogénesis , donde anunciaba la generalidad de la estructura celular en los vegetales.

Scheleiden defendía la tesis de la formación libre de las células a partir de una materia desorganizada o blastema. La primera sistematización de la teoría celular es obra de Theodor Schwann , amigo de Scheleiden y discípulo de Johanes Müller. En su obra Investigaciones microscópicas sobre la coincidencia entre animales y vegetales es su estructura y crecimiento extendió las ideas de Schleiden a todo el conjunto de los seres vivos.

El desarrollo era consecuencia de su crecimiento y de la formación de otras unidades; otras funciones, como la motriz, estaban ligadas a una diferenciación del contenido. Las influencias de la teoría celular se dejaron sentir inmediatamente en la embriología y en el estudio de los protozoos.

En torno a la polémica de la ciencia española

En H. Aunque se atribuye a Schwann la paternidad de la teoría celular, para la versión completa de esta teoría tenían que producirse nuevas aportaciones. Schwan, al igual que Scheilden, pensaba que las células se originaban por diferenciación a partir de una hoja original o blastema.

Sería Rudolf Ludwing Virchow quien en su obra Patología celular , publicada en , elaboraría la versión definitiva de la misma, al identificar cada célula como descendiente de otra célula, idea resumida en la expresión Omni cellula e cellula toda célula proceda de otra célula , superando definitivamente la teoría del blastema. La histología del sistema nervioso antes de Cajal.

Búsqueda en la Revista

Antes de que Cajal elaborara su teoría de la neurona, incluso antes de la formulación de la teoría celular, la estructura microscópica del sistema nervioso ya había despertado el interés de naturalista y médicos. Ya en el año Antoine van Leeuwenhoek había observado al microscopio un fragmente de tejido nervioso, y constatado que estaba formado por una red de finas hebras interconectadas.

En , Christian Ehrenberg observó células nerviosas ganglionares, pero no llegó a ver su relación con las fibras nerviosas periféricas.


  • La Ceiba Hueca - Volumen VII - La casa embrujada;
  • En torno a la polémica de la ciencia española.
  • ENTRE DIMENSIONES: Arky el soñador.
  • Tal vez te pueda interesar:;
  • Cúbreme de seda (ESpecial Erótica).

Al mismo tiempo, Jan Evangelist Purkinje describió las células nerviosas de la corteza cerebelosa con las que después trabajaría el propio Cajal , así como las fibras mielínicas. Posteriormente, en , Schwann describió la vaina que envuelve las fibras constitutivas de los nervios que se llamaría vaina de Schwann. La aportación doctrinal que unificara, sistematizara y diera sentido a todos estos descubrimientos se produjo en , cuando Otto F. Deiters publicó Investigaciones sobre el cerebro y la medula espinal del hombre y los mamíferos.

Las prolongaciones nerviosas, o neuritas , constituían los elementos centrales de las fibras nerviosas y también se las denominó axones o cilindroejes. Los trabajos embriológicos de Kölliker, iniciados en , iban en la línea de considerar que las neuronas eran elementos independientes, lo que explica la buena acogida que este dispensó a las investigaciones de Cajal. Esta teoría reticular se basaba en tinciones realizadas con cloruro de oro, con la Gerlach creyó comprobar la continuidad de las fibrillas terminales de las dendritas con las de las células vecinas.

La teoría reticular de Gerlach fue profundamente modificada por Camilo Golgi , cuyo método de tinción cromoargéntico fue el primer fundamento de la obra de Cajal, y que compartiría con él el premio Nobel de medicina de De esta manera se conseguía una tinción precisa y selectiva de la silueta de los elementos nervioso. Desde Golgi investigó la estructura de la substancia gris cerebral, el cerebelo, los lóbulos olfatorios y otras partes del sistema nervioso.

Sus observaciones se recogieron en el libro Anatomía de los órganos centrales del sistema nervioso , publicado en Su conclusión fue que existía una red de extraordinaria finura en la sustancia gris de los centros nerviosos. A diferencia de la postulada por Gerlach, la red de Golgi no estaba integrada por la continuidad de las dendritas, sino por la unión de las ramas terminales y colaterales de las neuritas de varios tipos de células nerviosas.

A las teorías reticularistas de Gerlach y Golgi se opusieron His y Forel. Partiendo de observaciones embriológicas His defendió en la independencia de las células nerviosas. Por su parte August Forel en revisó la obra de Golgi a partir de la anatomía patológica, lo que llevó a suponer que las terminaciones de las neuritas eran libres e independientes. Pero estas críticas aisladas al rericularismo no superaron el nivel hipotético.

Seguía siendo imposible reducir el sistema nervioso a los supuestos de la teoría celular sobre una base rigurosa e inequívoca. Esta iba a ser la gran aportación de Cajal. De la Anatomía a la Histología. Los primeros intereses de Cajal le llevaron a la anatomía. Pero Cajal comprendió pronto que la anatomía macroscópica del cuerpo humano era un campo absolutamente trillado, en el que pocas aportaciones podían hacerse.

Tempranamente empezó a interesarse por la Anatomía microscópica, es decir por la Histología, realizando también incursiones en el terreno de la Microbiología. Sus primeros trabajos histológicos eran exploraciones al azar en un terreno poco trillado y menos conocido. Entre y publicó un Manual de Histología en ocho fascículos [1] [8].

Utilizó una clasificación de los tejidos basada en su disposición estructural, en la línea de Virchow. Así distinguía tejidos simples y compuestos , clasificando los primeros de la siguiente forma: células unidas directamente como el epitelial , células separadas por su substancia fundamental líquida en la sangre, semilíquida en el conjuntivo, sólida en el cartílago y de células transformadas muscular, nervioso.

Fue reeditado en en la misma Valencia, y en Cajal elaboró una versión reducida y actualizada, que vio la luz con el título de Elementos de Histología , que alcanzó hasta diez ediciones en vida de Cajal. El viraje definitivo de Cajal hacia la Histología del sistema nervioso se produjo en el año Con motivo de haber sido nombrado miembro de un tribunal de oposiciones residió unos meses en Madrid.

Simarro había estudiado medicina en Valencia y en Madrid, y entre y había trabajado en París junto a Mathias Duval, Louis Antoine Ranvier, Jean Marei Charcot y Valenti Magnan, todos ellos figuras de primera importancia en los saberes sobre el sistema nervioso.

Filosofía y Ciencia en la Geografía, siglos XVI-XXI

Sus intereses se repartían entre la neurohistología y la neuropsiquiatría. Simarro enseñó a Cajal el método de la impregnación con cromato de plata que había sido introducido por Golgi. La otra fue el método ontogénico , es decir, el estudio de los centros nerviosos de embriones de aves y mamíferos, en lugar de comenzar directamente con los de los animales adultos. La actividad científica de Cajal durante los años y fue intensísima. Sus estudios sobre la corteza cerebelosa, la retina y la médula espinal sentaron las bases para su teoría de la neurona [1] [10]. La corteza cerebelosa.

La corteza cerebelosa, que ya había sido estudiada por Golgi, fue el primer material utilizado por Cajal. En un corte transversal de la misma distinguió tres capas superpuestas: la capa molecular , la capa granulosa y la zona de la substancia blanca.

Servicios Personalizados

En la capa molecular distinguió Cajal dos tipos de células: las células de Purkinje y las células estrelladas pequeñas. Los extremos de esta arborización terminan libremente, sin continuidad. El axón de las células de Purkinje tiene, desde su inicio, una vaina de mielina, y desciende hasta la substancia blanca. Emite ramas laterales ascendentes, que se ramifican en la región inferior de la capa molecular.