La ciencia de la compasión (Alianza Ensayo)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF La ciencia de la compasión (Alianza Ensayo) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro La ciencia de la compasión (Alianza Ensayo). Feliz lectura La ciencia de la compasión (Alianza Ensayo) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF La ciencia de la compasión (Alianza Ensayo) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF La ciencia de la compasión (Alianza Ensayo) Pocket Guide.

Articles

  1. Navegación
  2. La ciencia de la compasión
  3. Material que se ofrece durante el Máster en Mindfulness
  4. Libros de Thich Nhat Hanh

Autor destacado.

José Luis Pardo. Universidad Complutense de Madrid, Madrid, España. Una década trascendente. Inicio Los 10 libros de ciencia que hay que leer en verano.

Navegación

Ciencia Apuntes científicos. Ciencia Grandes Personajes Lecturas recomendadas. Ventana al Conocimiento. Tiempo estimado de lectura Tiempo 5 de lectura. El futuro de nuestra mente, Michio Kaku. Breve historia de mi vida, Stephen Hawking. El bonobo y los diez mandamientos, Frans de Waal. Editorial Tusquets, El bonobo y los diez mandamientos Después de leer al biólogo holandés Frans de Waal es imposible volver a ver a un primate no humano con los mismos ojos.

Somos nuestro cerebro: cómo pensamos, sufrimos y amamos, Dick Swaab. Editorial Plataforma, Somos nuestro cerebro: cómo pensamos, sufrimos y amamos El neurólogo holandés Dick Swaab ha conseguido que su libro Somos nuestro cerebro se convierta en un superventas, en parte gracias a sus afirmaciones polémicas, como que la orientación sexual de una persona queda determinada durante la gestación del embrión en el embarazo, por factores como las hormonas secretadas por la madre. La propia ciencia avanza lentamente a través de este ciclo de teoría y experimentación, y su avance incesante, superpuesto a los reveses y retrocesos puntuales, demuestra que es posible el progreso.

El ideal del progreso tampoco debería confundirse con el movimiento del siglo XX para rediseñar la sociedad al antojo de los tecnócratas y los planificadores, que el politólogo James Scott denomina alto modernismo autoritario. El movimiento negaba la existencia de la naturaleza humana , con sus desordenadas necesidades de belleza, naturaleza, tradición e intimidad social. En lugar de intentar modelar la naturaleza humana, la esperanza ilustrada en el progreso se concentraba en las instituciones humanas.

Los sistemas creados por los humanos como los gobiernos, las leyes, los mercados y los organismos internacionales son un blanco natural para la aplicación de la razón a la mejora del hombre. Algunos eran racistas, sexistas, antisemitas, dueños de esclavos o duelistas.

La ciencia de la compasión

Ellos habrían sido los primeros en reconocerlo. Si uno ensalza la razón, entonces lo que importa es la integridad de los pensamientos, no las personalidades de los pensadores. Y si uno se compromete con el progreso, no puede presumir de haberlo explicado todo. Sugiero que estas ideas son la entropía, la evolución y la información.

Sería una temeridad que no se sellase una alianza entre el mundo del conocimiento y el de la toma de decisiones. No podemos aceptar por principio el derecho a mentir que, al parecer, solo corresponde al estamento político. Nuestra vida consiste por tanto en elegir constantemente nuestra posición a favor o en contra de la herencia, ponerla permanentemente en cuestión, convirtiéndose este ritmo en inacabable.

Somos seres deseantes. Antropológicamente no nos es posible dejar de desear. Otra condición que nos estructura como humanos distinguiéndonos de la naturaleza instintiva. Buscamos, no nos basta con lo que tenemos, con lo que hemos recibido, aun no sabiendo lo que deseamos seguimos buscando, nos hayamos en falta, dice Mèlich, y esto nos causa dolor. Nuestro mundo lo heredado no coincide con nuestra vida lo deseado Nuestra vida es algo por hacer y el mundo se nos impone.

Su planteamiento se aparta de las filosofías metafísicas en el sentido en que éstas conciben que en el mundo, en la vida, en los humanos existe algo de orden substancial eterno, inmóvil e inmutable trascendiendo al cuerpo.


  1. Ya has sellado el ataúd.
  2. Javier García-Campayo;
  3. Este es el material que se ofrecerá a los alumnos durante el Máster en Mindfullness..
  4. La democracia fragmentada.
  5. Cómo hacer tu trabajo de fin de grado: Guía paso a paso para escribir tu TFG con éxito.
  6. Los 10 libros de ciencia que hay que leer en verano;

Plantea la noción de corporeidad no tanto el cuerpo, ya que éste da una sensación de fijación como expresión del modo de ser humano. La corporeidad es nuestro punto de partida. Un escenario móvil influenciado por el tiempo y las transformaciones que, en la vida, son ineludibles. La contingencia es lo que hace significativa la corporeidad. Se refiere a lo indisponible de la vida, a lo que puede ser o no ser, a lo que nos sucede sin querer, que no podemos planificar ni programar.

Los dos son imprevisibles, sin embargo el acontecimiento provoca una ruptura entre el antes y el después del acontecimiento. La experiencia de acontecimientos como nacimiento, amor y muerte, nos obligan a replantear y repensar todo y aun siguiendo con nuestro proceso vital esto constituye una cicatriz incurable.

Material que se ofrece durante el Máster en Mindfulness

Los seres humanos conocemos nuestro propio fin y a la vez rechazamos la idea de la muerte. Las religiones, las narraciones míticas y las acciones rituales son las que tradicionalmente han ejercido esta protección. Nos remite el autor a la obra de Schopenhauer, El mundo como voluntad y representación para profundizar en este concepto. También los grandes sistemas metafísicos Platón, Descartes y Kant fundamentalmente , han ejercido esta función.

En la postmodernidad han aparecido los sistemas tecnológicos como nuevas formas de enmascaramiento. Propone Mèlich la ética como otra forma de protección frente a la contingencia. La ética no nos hace renunciar a nuestra condición finita. La ética diferente de la moral. No tiene que ver con marcos normativos, códigos deontológicos ni valores absolutos. Podríamos decir, comenta el autor, que la ética pone en cuestión a la moral. Surge en los límites de ésta. Mèlich, entiende la ética como una relación en la que el otro me asalta, me reclama y me apela.

Una relación de asimetría en la que se fractura el tiempo propio y surge el tiempo del otro de manera excepcional y singular. La ética es algo que todos podemos experimentar en nuestra vida cotidiana. No somos éticos porque nuestras respuestas al otro se conviertan en Leyes Universales, sino porque es todo lo contrario. No pueden. Para el autor, la ética configura espacios de cordialidad.

A esto se refiere con ética de la compasión. No tiene sentido la ética como normatividad, ya que no tiene normas, ni por su fundamento, ya que tampoco lo posee, sino por la compasión. Ética como relación compasiva que da respuesta al dolor del otro, aunque sin saber que nuestra respuesta ha sido adecuada.


  • El triunfo de la compasión | El Cultural?
  • Cómo hago el 90% de las operaciones ganadoras con las Figuras armónicas?
  • El reto de las 100 cosas.
  • Pórtico: La zona sombría de la moral. Es a través de la corporeidad como nos ubicamos para habitar el mundo estando siempre en relación y dependencia del otro presente y ausente, dice Mèlich. La corporeidad nos obliga a responder a las demandas de los otros y éstas se nos pueden presentar siendo extrañas, imprevisibles, improgramables e implanificables. Mèlich, se basa en el concepto de excentricidad de Helmuth Plessner, para argumentar la base de la ética de la compasión.

    Plantea el autor que la condición humana no solamente no puede coincidir con la naturaleza, no podemos eliminar la tensión sino que sería muy peligroso que lo hiciera. Pertenecemos a un mundo como fruto del azar. Tenemos que habitar el propio mundo pero sin venerarlo. Tenemos que aceptar sus tradiciones y respetarlas, pero también aprender a enfrentarse y a relativizarlas. El totalitarismo se caracteriza por un exceso de mundo. Hay mundo pero no hay vida. La ética existe porque hay fractura entre mundo y vida. La moral es del mundo, la ética de la vida. La ética necesita la vida, las ambigüedades, las ambivalencias, los interrogantes, las preguntas.

    Sólo hay ética si nos sentimos incompetentes, dice el autor. Sophie, una joven polaca deportada a Auschwitz junto con sus dos hijos, Jan y Eva, es instada por un médico de las SS a decidir entre uno de sus hijos. Uno de ellos iría a los campos de trabajo y el otro sería gaseado inmediatamente. El conmovedor ejemplo que nos plantea el autor, es una situación en la que no hay reglas ni normas a las que atenerse.

    Libros de Thich Nhat Hanh

    Obviamente Sophie no puede decidir. Es un problema irresoluble al hay que dar respuesta urgente. En este caso tremendamente dolorosa. El planteamiento de Mèlich, a diferencia del Kant, se separa de la ética como imperativos categóricos. Escenas de la metafísica. El autor utiliza esta escena para introducir lo que él llama principio de duplicación; principio que, para él, constituye la estructura fundamental de los discursos metafísicos desde Platón hasta nuestros días; la funciónque cumplen estos discursoses lo importante, independientemente del discurso o la doctrina de cada uno de los pensadores.

    Platón, como heredero de Parménides, mantiene el Ser definido por la constancia, la eternidad, la inmutabilidad y por la unidad. El Ser es estable y permanente ; incorpóreo y atemporal.