La Energía del Nombre Ramón: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF La Energía del Nombre Ramón: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro La Energía del Nombre Ramón: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios). Feliz lectura La Energía del Nombre Ramón: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF La Energía del Nombre Ramón: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF La Energía del Nombre Ramón: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios) Pocket Guide.

Articles

  1. Descripción
  2. Las calles del Bicentenario |
  3. Centre d´études mexicaines et centraméricaines

El doctor Sureda Blanes ha estudiado con entrañable amor la ingente figura de Ramón Lull y analizó con grave y aguda penetración de gran metodologista la original concepción científica del gran filósofo mallorquín. Paladín del renacimiento de los estudios lulianos, el doctor Sureda Blanes ha planteado ante los centros de cultura de Europa la restauración filosófica del lulismo y su incorporación al gran mundo intelectual moderno, al genuino pensamiento europeo, a nuestra cultura y a nuestra historia europeas, como uno de los colosos del pensamiento cristiano medieval que es Ramón Lull con su frondosa producción científica y literaria, que tanto hoy nos asombra.

Desde luego, la recia personalidad de Ramón Lull ha sido mal interpretada, y peor enjuiciada su portentosa labor, por cierto tipo de biógrafos: los de mirada poco profunda, mal documentados y aun con escaso espíritu crítico.

Figura legendaria, perdida en la frondosa erudición de una filosofía medieval, inasequible para la mirada frívola de los indoctos o los despreocupados, quisieron ver éstos, o sólo acertaron a ver, en Ramón Lull a un tipo novelesco, entre loco y alquimista, de una compleja psiquis de trabajosa penetración. Así ofrecieron una figura vulgar y pintoresca al amparo de la ignorancia popular, pues las obras de Ramón Lull no sólo son ajenas al vulgo sino poco conocidas por los estudiosos, los que [10] se han especializado en esta clase de estudios eruditos.

Para unos fue un Don Juan medieval —el Ramón Lull cortesano y trovador—, con una conversión aparatosa y de curiosidad mundana, al entrar a caballo en la iglesia tras de Ambrosia de Castelló, la hermosa dama de la leyenda que, para librarse de su perseguidor amoroso, le descubrió el pecho carcomido por una llaga cancerosa. En , Venecia inicia la serie de impresiones de obras de alquimia pseudoluliana con la edición del Liber de secretis naturae seu de Quinta essentia. Sin embargo, nunca fue Ramón Lull alquimista. O interpretarlo parcialmente, como el erudito Langlois, que deforma la personalidad del maestro para hacer resaltar en él un racionalismo heterodoxo, que no existió en el abundoso acervo de las producciones lulianas.

Veamos ahora su vida y su obra.

Diez años después de su conversión, cerca ya de los cuarenta de su vida, adiestrado en el saber, con profundo conocimiento de los filósofos antiguos y de los padres de la Iglesia, escribió sus primeras obras: el Libre del Gentil e dells tres Sabis ; el inmenso panorama del magno Llibre de Contemplació, y Ars Magna. Para ello tuvo Ramón Lull que performar literariamente la lengua de su tierra, haciéndolo, como he anotado ya, con unos años de anticipación al Dante, que con su Divina Comedia performó el toscano, cuando la heroica lengua de Castilla comenzaba a fluir de la pluma de Alfonso el Sabio.

Dedicado allí a la oración, a la meditación y a la penitencia, intuyó inesperadamente el vasto sistema planetario de su pensamiento filosófico. El monte de Randa se yergue sobre la frondosa llanura de Mallorca, hacia el Sur y como mirando a Africa, frente al islote de Cabrera. Este monte es redondo y resquebrajado, y la ausencia de vegetación le hace aparecer calvo y desnudo.

Diríase que su enjuta austeridad se ha comunicado a la obra luliana escrita en la sagrada cumbre; y que la inmensa perspectiva que abarca fue la que trazó los límites del inmenso apostolado de Ramón Lull. Y estas espinas pareciéronle que eran rosas y flores; y que el espinoso lecho fuese lecho de amores.

A guisa de una monstruosa nao, la isla de Cabrera parece que se dirige hacia las costas africanas.

Pequeñita y trémula cual una gota de rocío, toda la isla muéstrase redondeada y penetra y cabe dentro de la maravillosa pupila del espectador. Llegóse hasta la cueva, refugio del apóstol iluminado, y trabó afablemente conversación con él. Ramón habló de las bondades de Dios con aquel fervor de entrañas y con aquel ardor de convencimiento propio de los recién conversos. Bien pronto Ramón advirtió que la sabiduría que fluía de los labios del tierno pastor no había sido aprendida en ninguna de las famosas Universidades de su tiempo, ni bebida en ninguna de las doctas aulas teológicas ni en ninguno de los sabios libros especulativos que son, aun hoy día, gloria, luz y prez de la Edad Media.

El extraño visitante hubo de reparar en el gran montón de libros febrilmente escritos por la mano ardiente del solitario iluminado. Acercóse a ellos y en ellos imprimió sus labios frescos, cual un sello y una ratificación. Y desapareció. De ella decían los antiguos lulistas : Dumus scriptus prodigiosus viret : es por un prodigio que todavía verdea el arbusto escrito.

La osadía resultó estéril y el lentisco rebrotó. Con aquellos sus primeros libros cundió la fama de Ramón, llegando hasta la corte de Jaime II de Mallorca, a la sazón en sus posesiones de Montpellier. Llamado por su antiguo señor, acudió y fueron examinados estos libros y aprobados. Todos estos libros, entre y Habitaré aquí en donde he elegido mi morada.

Seleccionado por:

Esta nueva comunidad fue aprobada solemnemente por el Papa Juan XXII en Bula enderezada al Rey Don Jaime de Aragón, y por este magnífico monarca fue dotada con quinientos florines de oro anuales para su sostenimiento. Esto representaba la fundación del monasterio del Colegio de Lenguas de Miramar y el aprendizaje de los trece frailes menores, cuyos nombres olvidó la historia ingrata. Esta fundación del Colegio de Miramar no tuvo ni la eficiencia ni el alcance ni la diuturnidad que le asignaban la intención de Ramón Lull, la bendición del Sumo Pontífice y la dotación del Rey Don Jaime II.

Por causas que han permanecido en la oscuridad o en el misterio, sobrevinieron muy pronto la dilapidación y la ruina del monasterio, tan entrañablemente amado por Ramón Lull. Con la ausencia de Ramón, con la dispersión de los frailes menores, aquel nido de tanto amor y de esperanzas quedóse frío y yerto. Con un siglo de posteridad, el monasterio luliano albergó a una comunidad de frailes jerónimos, que al menos santificó aquella soledad y no desdoraron ni afrentaron, al ser religiosos, el recuerdo de la comunidad primitiva.

De esta manera, Miramar ejerció una cierta irradiación del apostolado que Ramón Lull meditara. En procursó personalmente, en Roma, la fundación de colegios semejantes y esta aspiración siguió en él constante durante toda su vida. Su estancia en Miramar entre la vinya i el fonollar fue de calma espiritual propicia a los grandes vuelos de la mística, brotando de su alma enamorada los incomparables versículos del Libro del Amigo y del Amado, vela de armas del doncel que se prepara para ser armado caballero y entrar en combate a la mañana siguiente.

Por espacio de veintidós años, con superabundante fervor de enamorado consciente, nuestro venerable maestro anduvo por el mundo en apostólico nomadismo.

Ramón, significado y origen del nombre

Desde a reside en Montpellier, iniciando su apostolado universitario. En esta ciudad mallorquina, es decir, integrante del reino de Mallorca, escribe: D'entenció, el hermosísimo Blanquerna, [14] De figura elementari, Ars Iuris y otras. El mismo año asistió en Bolonia a un capítulo de dominicos, religiosos con los cuales ya se había relacionado de antiguo, y poco antes estuvo en el capítulo habido en Montpellier en Los estudiantes parisienses comenzaron a designarle también Maestro Ramón Baterfleurie.

Escribió en París: Disputatio fidelis et infidelis, y las dos considerables enciclopedias denominadas Le placent visió, hoy perdida, pero cuyo contenido se conoce por el mismo Ramón Lull; y el Felix de les Maravelles del Mon. Estos libros fueron escritos entre y En asiste a un capítulo de dominicos en París, y en a otro de frailes Menores en Montpellier. Después, el General de Menores concede Cartas comendaticias a favor de su persona y doctrinas.

De Roma pasa a Génova, con el fin de transfretar a Berbería, para predicar a los moros. En Génova fue recibido triunfalmente; el pueblo esperaba que hiciera milagros, tan extendida se hallaba la fama de su santidad y, sobre todo, de su ciencia, que se tenía como recibida de Dios por el santo Varón. Pertenecen a la época indicada los libros siguientes: Ars inventiva veritatis, Questiones super artem demostrativam seu inventivam solubiles, Font Paradissi Originalis, Ars amativa boni; el hermosísimo libro De Santa María, el Arbre de Filosofia desitjada; el libro Contra l'Antichrist, y las Questiones quas quaesivit quidam frater minor.

Estando en alta mar comienza a escribir la Taula General, que termina en la Ciudad Partenopea, en la octava de Epifanía de Escribió asimismo los siguientes libros: Lectura Compendiosa, Art de fer e soldre questions; Liber Alfatus, interesantísimo y sumamente original, donde expone su teoría sobre el sexto sentido humano; Flors d'amor e intelligencia; Petitio Raimundi pro infidilium conversione, dedicado y ofrecido al Papa Celestino V, en quien tantas [15] esperanzas había puesto nuestro bienaventurado Maestro, y la delicada Disputatio V Sapientum.

Camino de Roma le sorprende la abdicación del Papa Celestino V y la elección y acelerada coronación de Bonifacio VIII, al cual sigue de ciudad en ciudad, sin lograr poderle hablar personalmente. Durante este tiempo ——, escribe la ingente enciclopedia Arbre de Ciencia, donde se condensa todo el saber de su tiempo; el Desconort, canto del alma dolorida, ungido de tristeza suavísima ante el poco fruto que de sus trabajos conseguía; Liber de Anima rationali y Proverbis de Ramón. En Anagni termina —— el Libre De Articles.

Descripción

Pasa luego de Génova a Montpellier, donde se entrevista con el rey Jaime II de Mallorca, saliendo luego para París, en cuya Universidad explicó desde hasta De paso en Barcelona, a instancias del rey de Aragón y de su esposa doña Blanca, escribió un hermoso Libre d'oracions. Jaime II de Aragón, el día 30 de octubre de , le otorga privilegio perpetuo para que pueda predicar en todas las mezquitas y sinagogas de sus dominios. Abatido por la tristeza, recógese en la paz familiar de su querida Mallorca, hacia el , después de veintidós largos años de ausencia, de angustia y desconsuelo, que iban consumiendo su alma en un martirio lento, doloroso, inacabable.

Tenía a la sazón sesenta y siete años. Pero no por eso en Mallorca decrece su prodigiosa actividad, pues predica, enseña y escribe sin descanso. Llegado a la isla de Chipre sufre un nuevo desencanto al percatarse que las noticias recibidas en Mallorca y esparcidas por toda la Cristiandad, habían sido extremadamente exageradas.

Las calles del Bicentenario |

Estando en la misma isla de Chipre cayó gravemente enfermo, y durante esta enfermedad fue envenenado por un clérigo y un esclavo que le servían. Repuesto ya, viaja incansablemente por Armenia, volviendo luego a Chipre, Rodas y Malta, llegando a Mallorca, su patria, de nuevo, en Durante los dos años siguientes le hallamos residiendo en Montpellier, enseñando y escribiendo.


  • Sistema Nacional de Cultura - Informe Honduras.
  • Evaluación de habilidades y competencias en Educación Superior (Universitaria nº 36)?
  • Los 75 mejores libros para docentes | EDUCACIÓN ?
  • Autogestión y anarcosindicalismo en la España revolucionaria (Utopía Libertaria nº 31)?
  • Más que odio, maldad.
  • Episodios nacionales IV. La de los tristes destinos (Narrativa nº 200).

Datados en esta fecha son los libros que siguen: Diputatio fidei et intellectus, Liber de Lumine, Libre de regions de sanitat e malaltia, Art de Dret natural; tres interesantes folletos titulados : De enteniment, De Memoria y De voluntat. En publica en la ciudad de Génova : Lógica nova, termina la Brevis practica Tabulae generalis, Liber ad probandum aliquos articulos fidei per sillogisticas rationes. Esta expansión se conseguiría mediante la fundación de colegios misionales en ciertos puntos estratégicos, desde Andalucía hasta el Bósforo, en todas las avanzadas cristianas, como base de operaciones para la penetración pacífica.

En esta época de su estancia en la ciudad de Montpellier, coincide Ramón Lull con la conferencia que hubieron en esta ciudad el Papa Clemente V, recién elegido , y Jaime II de Mallorca. Tendría a la sazón unos setenta y cuatro años.

Centre d´études mexicaines et centraméricaines

Pasó, por fin, a Berbería, reanudando fecundamente el apostolado y multiplicando al mismo tiempo sus libros. Los ulemas concurrían asiduamente a la prisión para escucharle y discutir con él, y hasta uno de ellos, llamado Hamar, aceptó escribir un libro exponiendo las doctrinas del profeta del [17] verde albornoz, mientras Ramón Lull componía otro exponiendo las bases de la doctrina cristiana, a fin de que después un tribunal de doctos independientes se pronunciase, de parte de quién de los dos estaba la razón.

Pero perdió todos sus libros en el naufragio. Al año siguiente pasa a Montpellier, donde escribe —causa vértigo, ya lo dije, asomarse a su inmensa producción literaria— hasta quince tratados filosóficos diversos y de índole social; entre los cuales figura el llamado Liber de acquisitione Terrae Sanctae, donde expone todo un plan técnico y estratégico de conquista, que él mismo presentó personalmente al Papa Clemente V, entonces con su corte en Aviñón.