La Guerra de las Clases (viviendo peligrosamente en la utopía nº 1)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF La Guerra de las Clases (viviendo peligrosamente en la utopía nº 1) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro La Guerra de las Clases (viviendo peligrosamente en la utopía nº 1). Feliz lectura La Guerra de las Clases (viviendo peligrosamente en la utopía nº 1) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF La Guerra de las Clases (viviendo peligrosamente en la utopía nº 1) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF La Guerra de las Clases (viviendo peligrosamente en la utopía nº 1) Pocket Guide.

Articles

  1. Utopie - Magazin für Sinn und Verstand
  2. Books by Humberto Contreras
  3. El Pensamiento Utópico
  4. Reseñas de libros

Resucitó el culto de la violencia. Carecían de la antigua superstición del progreso.

Utopie - Magazin für Sinn und Verstand

La burguesía, asustada por la violencia bolchevique, apeló a la violencia fascista. Confiaba muy poco en que sus fuerzas legales bastasen para defenderla de los asaltos de la revolución. Esta vida de alta tensión la disgusta y la fatiga. La vieja burocracia socialista y sindical comparte esta nostalgia. Un mismo sentimiento de la vida vincula y acuerda espiritualmente a estos sectores de la burguesía y del proletariado, que trabajan, en comandita, por descalificar, al mismo tiempo, el método bolchevique y el método fascista. El programa de toda esta gente se condensa en una sola palabra: normalización.


  1. Redención y Utopía.
  2. Unai Aranzadi, "incómodo" periodista de guerra y utopías.
  3. Crowdfunding: Ellos pueden financiarte: 50 sitios de micro mecenazgo colectivo para realizar tu proyecto!
  4. Pensamientos de un Gentil?

La normalización sería la vuelta a la vida tranquila, el desahucio o el sepelio de todo romanticismo, de todo heroísmo, de todo quijotismo de derecha y de izquierda. Nada de regresar, con los fascistas, a!

Books by Humberto Contreras

Medio Ego Nada de avanzar: con los bolcheviques, hacia la Utopia. El fascismo habla un lenguaje beligerante y violento que alarma a quienes no ambicionan sino la normalización. Mussolini, en un discurso, dijo "No vale la pena de vivir como hombres y como partido y sobre todo no valdría la pena llamarse fascistas, si no se supiese que se esta en medio de la tormenta. Cualquiera es capaz. El fascismo no concibe la contrarevolución como una empresa vulgar y policial sino como una empresa épica y heroica 2.

Tesis excesiva, tesis incandescente, tesis exorbitante para la vieja burguesía, que no quiere absolutamente ir tan lejos. Que se detenga y se frustre la revolución, claro, pero, si es posible con buenas maneras. La cachiporra no debe ser empleada sino en caso extremo. Hay que dejar las cosas como estaban. La vieja burguesía anhela vivir dulce y parlamentariamente. Pero uno y otros términos designan el mismo anhelo. Los revolucionarios, como los fascistas, se proponen por su parte, vivir peligrosamente. La nueva humanidad, en sus dos expresiones antitéticas, acusa una nueva intuición de la vida.

Cabe preguntarse por la razón de esta política constrictiva. El argentino Jorge Luis Borges escribía en , y en clave utópica, un cuentecito muy curioso, a todas luces genial, titulado Tlön, Uqbar, Orbis Tertius.

El Pensamiento Utópico

Las personas de Tlön Tierra , no se dedicaban a analizar los problemas cotidianos. Pues bien, con semejantes e idénticos malabarismos los adivinos de hoy, los multiculturalistas, han decidido convertir a mujeres y hombres en seres exóticos y ello gracias al empeño, convertido en argumento, de buscar lo alternativo y mitificar las culturas de las periferias qua locus de la autenticidad. La observación de Dostoyevsky encuentra su eco, cien años después, en las palabras de Bernard Henri-Lévy cuando este filósofo francés de origen argelino censura el narcisismo de los idealistas y señala:.

Pero de qué sorprenderse. El multiculturalismo, como faro emplazado en las atalayas de la diversidad, insiste con banderas y pancartas en proteger la orografía de las tradiciones no dominantes. Pues bien, con el fin de entender los riesgos distópicos que escoltan al multiculturalismo y, por tanto, a la epistemología utopizante que lo acompaña debemos analizar y de cerca sus características.

Para ello, y antes que nada, reseñaremos la opinión de Ernst Bloch. Lo que implica que el sistema explicativo del pensamiento utópico se apoya, y ésta es su primera característica, en las leyes de la lógica borrosa. Dicho de otra manera. Pero, a la vez, peligrosamente imprecisa y difusa. Con esta manera borrosa de percibir y no situar los problemas de la realidad, se omiten los datos concretos de la experiencia. Unido a los reinos de una prosa ilusoria, el pensamiento utópico, y ésta es otra característica del mismo, trabaja igual que las antiguas pitonisas.

Reseñas de libros

Y, como conciencia anticipadora, se autolegitima con sus propias ucronías o visiones del tiempo. De ahí que las utopías tengan mucho de profético, mucho de infalible, mucho de cretinismo. Este es el motivo por el que los relatos utópicos habitualmente traicionan las leyes del tiempo corriente.

LA LUCHA DE CLASES

De otro lado, y puesto que constituye una imagen de la perfección prístina del mundo proyectada al futuro, ocurre que el pensamiento utópico propende a manejar toda suerte de elementos religiosos, como El Paraíso , El Dorado, Shangri-La, etc. Este es el caso de El filósofo de la Utopía. Nos referimos a Ernst Bloch Y por el don de la ubicuidad puede aparecer en cualquier rama del conocimiento. Con lo cual, y en consecuencia, es lógico que la utopía conlleve distopías.

Es evidente que no hay pensamiento político sin un proyecto, sin un ideal, sin objetivos. Pero, como no queremos quedar atrapados en la armadura de los imperialismos ideológicos, en Distopías de la utopía.

Buscando culturas que carezcan de influencias del exterior y ligado a un mitificado filonomismo o respeto incondicional a las normas , en el multiculturalismo cohabitan la intolerancia y la dictadura espiritual. Defendemos que no son las culturas sino las personas lo que tenemos que proteger. De ahí que la guineana Katoucha Inane, recientemente fallecida, narrara en su autobiografía el trauma que le supuso la extirpación del clítoris a la edad de 9 años.

De ahí que la española Dolores Sayans relatara el cautiverio que vivió con su marido palestino. De ahí que la iraní Marina Nemat nos haya descrito las ofensas y humillaciones que padeció bajo el régimen tradicionalista de su país. De ahí que Chahdortt Djavann, una refugiada en Francia que llevó puesto durante diez años el velo, nos explique su oposición a él y los efectos discriminatorios que conlleva este tipo de prenda.