La Pastorela del diablo y otros escritos sobre el Padre Reyes

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF La Pastorela del diablo y otros escritos sobre el Padre Reyes PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro La Pastorela del diablo y otros escritos sobre el Padre Reyes. Feliz lectura La Pastorela del diablo y otros escritos sobre el Padre Reyes Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF La Pastorela del diablo y otros escritos sobre el Padre Reyes en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF La Pastorela del diablo y otros escritos sobre el Padre Reyes Pocket Guide.

Articles

  1. Pastorela en Cuatro Cuadros -
  2. Stanford Libraries
  3. Reyes, José Trinidad 1797-1855

Qué defecto hay en la tierra Que no se halle en la mujer? Dfla luego. Aguarda, aguarda ciue respire, Aminta! ITabaí i Qué novedad es 1 esta, santos cielos. Que de hambre va amatarnos? Laur 81 la nueva es de 11 lauto d de aletirta. No dudarla Oue te hubieses do rmido en el camino.

Va el Mesías. Llenas de reeocljo r publicando Del Salvador de Israel las matavlUiia. No pueden expresarte nuestra dicha! Al Salvador han visto nuestros ojos. No liay por qué detenernos; caminemos; A Belén caminemos, pastorcillas. El suceso es extraño, y por lo mismo. Dudosa el alma en creerlo desconfía. No ha ven! Hompe el sí naeXÓ ladlcba.

Así lo produjo La raíz de Jesé. CORO Ah! Le conoce el buey. De él. Ved al buer r al jumento: Cumplidas ra las santas profecías, Que tantos siglos ba dito Isatas.

Cargado por

Todoef io y admirable: jable. Tan bella j peregrina Que al verla se creyera ser divina! Y ver Un iMtrtalejo Que se torna en cielo! Aplaudiendo tan fausto nacimiento. Bailemos, pues, bailemos I Y al mismo tiempo es justo aue adoremos Con respeto profundo Al aue ha venido por salvar al mundo! El antiguo de los tiempos. De la luz indeficiente, El aue del padre en la mente Tuvo principio eternal.

Pianito, pianito. Pianito bailad. Ved aue no despierto El bello zagal. Adorable dueüo mfo. Que te ve lemWar de trío.

Pastorela en Cuatro Cuadros -

Dobre ufrenda. Que deseo te defienda De los rigores dtl IiIkIo.

Las pastorelas (Padre Reyes)

Llejíad, oastorclllos Y atentos mirad: i Es todo un prudigio! Quien ve al infante en los brazos De la madre aue le adora. Ve, entre la luz de la aurora, A la estrella natinal. CORO Llegrad, pastorcillos, etc. Niño, te vemos ahora Reclinado en un pesebre. Y de las flores recibe Con que sus sienes adorna, Y al feliz pastor retorna Gratas sonrisas de amor. Llegad, pastorcillos, etc. Süvamia Hermosura sin defecto, Infantino peregrino.

Hfrato, aguf no hay alguno Que BU pueda. Expuesto al frío y calor. A donde quiera qtue voy Llevo todo mi caudal. Que consiste en el huacal Que ahora Señor te doy. Te diera hasta el corazón. Pues debido al pensamiento be un malvado casamiento. Nada había preparado. Señor, Que es tan pródig-o Nabal, Que os da todo su caudal Sin que le quede dolor. Laura Adiós, gloria del cielo.

De paz va llena el alma y de consuelo! Venid, etc. Al rayo aue despide Su rostro celestial. Se pierde en triste eclipse La estrella matinal. No tienen hermosura Mayor, pero ni igrual. Ni la tierra en sus flores Ni en sus aguas el mar. Al través de los velos Del traje corporal. Trasluce el alma indicios De su ser divinal. Aunque es el rey del orbe Y Dios de majestad. Venicl, etc.

Stanford Libraries

Pues yo no lo estoy. Coridon Muchos, y tan poderosos. Que aun explicarlo no puedo. Cuyo destino es velar Entre ovejas y carneros? En acostarse cansado. En interrumpir el sueno. En levantarse al trabajo Cuando aparece el lucero?

Reyes, José Trinidad 1797-1855

Con frutas, legumbres, leche,. Sin guiso ni condimento? Y después de tantas penas Y al cabo de mucho tiempo. Es tan poco el desayuno Y tan escaso el almuerzo. Sin sudores ni Insvolíis, La mesa eií CDiiy abundante. Y después se va al iiaseo. Y por descansar un poco 8e entretienen un ol Inexo. Y loq. No hay, Corídon.

Mas en la vida holgazana A que muestras tanto afecta No es posible conservar Este don de tanto precio. Sino es por injustos medios,. Por violencias, por rapiñas. Por intrigas, por enredos. En la vida dt?

Nuestras sencillas comidas A nadie so las debemos, Al paso uue los banquetes Tan suntuosos y opalcntos De los grandes, son la sangre. Pero no me desalíenlo. Fuea cuando amo ser nu pueda. Tan buena y tan comedida Que adivina el pensamiento? Y luego de eso hablaremos. No soltaré ivive el cielol Pues fuera yo un mentecato Que de hambre fuera muriendo, Dejando aue se me escape De las manos el remedio I A.

Para, el hauíli Dlno3, puea. Que en diciendo casamiento Se olvida la reflexión. No consideran si es bueno. Si es joven, si ya es anciano. Acaba con tus discursos: Mira que se pasa el ti.

La diré en una palabra Por Quitarme de esie necio. Sino que fiesta tenemos?