LA VIDA DE UNA GAY EN EL SIGLO XX: Un Amor Diferente II Capitulo I (LESBOS nº 1)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF LA VIDA DE UNA GAY EN EL SIGLO XX: Un Amor Diferente II Capitulo I (LESBOS nº 1) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro LA VIDA DE UNA GAY EN EL SIGLO XX: Un Amor Diferente II Capitulo I (LESBOS nº 1). Feliz lectura LA VIDA DE UNA GAY EN EL SIGLO XX: Un Amor Diferente II Capitulo I (LESBOS nº 1) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF LA VIDA DE UNA GAY EN EL SIGLO XX: Un Amor Diferente II Capitulo I (LESBOS nº 1) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF LA VIDA DE UNA GAY EN EL SIGLO XX: Un Amor Diferente II Capitulo I (LESBOS nº 1) Pocket Guide.

Contents

  1. Bienvenida
  2. Violencia, homofobia y psicoanálisis:entre lo secreto y lo público
  3. Oh no, there's been an error
  4. Services on Demand

Éste vertebra y explica toda la trayectoria amorosa expuesta en el libro. A esta filosofía se adscribe, posiblemente, el episodio amoroso entre mujeres recreado en la obra.


  • Homosexualidad.
  • ESalud y pérdida de peso de la aptitud: Secreto revelado el deseo, BINGE y comer ABURRIMIENTO (PIENSE THIN, adelgazar);
  • dinna contreras escobar!
  • Una aproximación política al lesbianismo | Beatriz Gimeno.

Los momentos de amor entre mujeres tienen lugar en el libro I, centrado en la pastora Selvagia, que cuenta sus cuitas amorosas a los atentos Sireno y Silvano. Aquí se encuentra un grupo de pastoras, que se separan de los pastores a la entrada del templo, en una reminiscencia de las populares y paganas fiestas de mujeres. En ese preciso instante, la narradora Selvagia relata:. Pues habiendo entrado las pastoras que digo en el suntuoso templo, después de hechas sus oraciones y de haber ofrecido sus ofrendas delante del altar, junto a nosotras se sentaron.

Y quiso mi ventura que junto a mí se sentase una dellas para que yo fuese desventurada todos los días que su memoria me turase. Las pastoras venían disfrazadas, los rostros cubiertos con unos velos blancos y presos en sus chapeles de menuda paja sutilísimamente labrados con muchas guarniciones de lo mismo, tan bien hechas y entretejidas que de oro no les llevara ventaja. Pues estando yo mirando la que junto a mí se había sentado vi que no quitaba los ojos de los míos y que, cuando yo la miraba, abajaba ella los suyos, fingiendo quererme ver sin que yo mirase en ello.

Servicios Personalizados

Llama la atención que Montemayor califique este tipo de amor de constante y menos proclive a los designios del azar y del tiempo. En palabras de Castiglione en El cortesano :. En la declaración del autor acerca de la menor inconstancia y de la mayor seguridad del amor entre mujeres puede influir una imagen positiva del sexo femenino, que no entraría en el discurso médico-científico, jurídico y teológico de procedencia medieval que pergeñó una visión negativa de la mujer.

Bienvenida

Esto puede explicar que la imagen proyectada sobre la sexualidad femenina no hace hincapié en los pecados de la lujuria, de la lascivia o en la natural propensión al engaño del varón por medio de su belleza. Recuérdense los juicios de Juvenal [10] acerca de la depravación y la libido sin freno que poseen las mujeres casadas, como Mesalina, la mujer de Claudio, que prefería las raídas colchonetas de un lupanar al lecho del Palatino para satisfacer su desenfrenada lujuria. O el ardor sin límite de la mujer en oposición al hombre, como describe Ovidio en su Arte de Amar [11].

Muchas serían las citas referidas a la perversión femenina [12] desde la propia Biblia que podrían traerse a colación aquí. Son asimismo frecuentes en la literatura pastoril española las referencias a la polémica [14] entre misoginia y profeminismo, como en Garcilaso, en Juan del Encina o en el Coloquio pastoril de A. Este episodio de amor lésbico, por su evidente amenaza, se resuelve hacia el amor heterosexual al fingir Ismenia que es un hombre vestido de mujer, con el recurso al motivo del travestismo, y al dar a entender a Selvagia que ha sido víctima de un ardid.

Conviene considerar al respecto la tesis de R. El segundo motivo que se incluye para resolver la homosexualidad femenina es el de los gemelos. Ismenia finge ser Alanio, su primo, con el que presenta un parecido propio de aquellos. Como afirma A. El amor es para ella una fuerza capaz de provocar los mayores equívocos y engaños. En relación con el mito [17] que afecta al significado de los amores planteados en la obra, Diana es virgen por la frigidez de la Luna, que disminuye la incitación a la libido en las personas sobre las que ejerce predominio.

Violencia, homofobia y psicoanálisis:entre lo secreto y lo público

Puede, también, traerse a colación aquí a Platón, que en El Banquete incluye una referencia al lesbianismo a propósito del andrógino:. Por eso busca continuamente cada uno su propia contraseña. Las fuentes del episodio se remontan a Ovidio [20] , Metamorfosis , y a Ariosto, que lo actualiza en Orlando furioso [21]. Por otra parte, Ovidio y Ariosto muestran que se trata de un amor imposible. En la resolución a través del motivo de los gemelos coincide Montemayor con Ariosto.

Encontramos en La Diana otro episodio de posible amor entre mujeres en el libro II, destinado a Felismena, auténtica protagonista de la obra. Felismena sale de su ciudad vestida de hombre en busca de su amado don Felis, que se encuentra en la corte. En esta situación conoce la existencia de otra mujer a la que corteja don Felis, Celia. El caballero hace partícipe al paje de sus estrategias de seducción. Como sirviente de don Felis se presenta Valerio ante Celia con una carta.

Sobre ello declara la pastora:. En palabras de C. La comedia de Rueda y la novelita de Montemayor tuvieron en este sentido una importancia decisiva. Ellas son el origen español de la mayor parte de las obras donde aparece una mujer enamorada vestida de hombre. Como indica J. No obstante, a juicio de A. Redondo [24] , la España de la Contrarreforma sólo admite la aparición de la sexualidad y del erotismo a niveles oficiales como ejemplo del pecado de la lujuria y se permite siempre que se oriente al matrimonio.

Luego, si afloran estas pasiones en las obras, se compensan finalmente con consideraciones morales, como ocurre en la presente novela. Los desengaños amorosos de María de Zayas y la defensa de la mujer. La producción narrativa de María de Zayas, de cuya vida se tienen hoy escasos datos, es incluida en la novela cortesana o la novela urbana barroca.

Debe su éxito a la novela corta amorosa, de gran éxito en España entre y La autora publica dos colecciones de novelas enmarcadas, en la línea de Decameron , que cuentan cada una de ellas con diez relatos, Novelas amorosas y ejemplares y Desengaños amorosos. De ahí deriva su visión crítica del mundo urbano, la denuncia de la pérdida de los viejos principios, el desengaño del presente y la nostalgia de un pasado, que intuye va perdiendo peso en la sociedad barroca española.

Nos presenta un panorama del presente histórico teñido de sombras en lo que se refiere a la progresiva pérdida de poder de la aristocracia y a uno de los resortes de la sociedad estamental, cual es el estricto código del honor, que ella defiende con vehemencia en toda su obra.

Rememora los tiempos en que los hombres respetaban celosamente la honra de las mujeres. Para la autora todo ello es patrimonio de la nobleza, de lo cual se desprende su concepto de clase y su rechazo de la nueva burguesía. La obra de Zayas corresponde a lo que se llamamos hoy escritura comprometida y su compromiso feminista la lleva a una implicación personal que late y transparenta a través de todos sus personajes.

Oh no, there's been an error

Por ello, y para entender la obra de Zayas, hay que partir de ese compromiso, entender que es obra de contestación y de subversión social, y que este propósito enunciado a escalas muy diferentes, es una constante de toda la obra [26]. En la introducción a sus novelas la autora especifica su propósito de guiar a las mujeres, de indicarles los pasos que han de seguir, si no quieren ser engañadas por los hombres. Nos muestra la situación de las mujeres en su tiempo, las limitaciones que padecían y los deseos de reivindicar una mejor posición social.

Para ello acude a diversas estrategias narrativas [28] , como la pluralidad de las acciones, el cultivo de la estética de la admiración, de lo extraordinario y de lo maravilloso, el empleo del marco, etc. Entre la diversidad de historias de amor que nos relata en sus colecciones de novelas, destaca para nuestro objeto de trabajo el Desengaño Sexto , titulado Amar sólo por vencer , incluido en la parte segunda de los Desengaños amorosos.

En el sarao se plantea la tesis de la natural inclinación de los hombres al engaño. Elogia que le enseñaran a leer, a escribir, a tañer y a cantar, aparte de las labores tradicionalmente femeninas. Con esta argucia entra en contacto con su amada. El final es moralizante, como corresponde a la escritura desengañadora de Zayas. Para María de Zayas el amor es una pasión arrolladora de la que ninguna mujer se libra. A juicio de J. Goytisolo [29] , el erotismo impregna toda su narrativa.

Aquí la alusión a la homosexualidad se explicita en el transcurso de la estancia de Estefanía en la casa y en sus continuas muestras de amor hacia Laurela, vistas con chanza y sorpresa por todos. Aunque se presente bajo el motivo del disfraz, del travestismo masculino en este caso, que rebaja la presencia del lesbianismo [30] en la obra, lo relevante es que en el plano del relato, no en el del marco, los personajes entienden que son requiebros de amor de una mujer hacia otra, como se comprueba en este fragmento:.

Dióles a todo gran risa oir a Estefanía decir esto, dando un lastimoso suspiro, juzgando que se había enamorado de Laurela Incluso se reflexiona acerca de esta clase de amor, que causa asombro a los que escuchan a Estefanía, que tras cantar una canción de amor dedicada a Laurela dice lo siguiente:. De acuerdo con críticos como S.

Services on Demand

Foa, los personajes masculinos de Zayas aman con lascivia y sólo desean la posesión física de la mujer, a la que engañan bajo promesas de matrimonio y a la que abandonan tras conseguir sus propósitos. Foa [31]. Ha de interpretarse, por tanto, que las distintas vertientes que del amor muestra María de Zayas son la consecuencia de su pesimismo, de su objetivo de desengañar a las mujeres acerca de los peligros del amor. El eje sobre el que gira su novelística concentra la atención en la relación entre los sexos.

Para Zayas las convenciones sociales en torno al cortejo y a la seducción sólo ofrecen a las mujeres trampas, sufrimientos y pesadumbres. De ahí su rechazo del matrimonio y su defensa del contemptus mundi , presente en buena parte de sus personajes femeninos, que optan en muchos casos por el retiro a un convento, como Lisis. En palabras de E.

En su obra se detecta otro caso de lesbianismo en el personaje de Flora en La burlada Aminta y venganza del honor , Novela segunda de las Novelas amorosas y ejemplares. María de Zayas atribuye comportamientos sexuales no normalizados a personajes presentados desde una perspectiva negativa. Habría que considerar esta determinación, si se pretende extraer alguna conclusión del recurso a la homosexualidad en su obra. En el Desengaño Séptimo , titulado Mal presagio casar lejos [32] , la autora narra un caso de homosexualidad explícita entre dos hombres del siguiente modo:.

Quisiera, hermosas damas y discretos caballeros, ser tan entendida que sin darme a entender me entendiérades, por ser cosa tan enorme y fea lo que halló. Vio acostados en la cama a su esposo y a Arnesto, en deleites tan torpes y abominables, que es bajeza, no sólo decirlo, mas pensarlo. Esta condena firme del acto carnal homoerótico ha de extenderse a la interpretación de la homosexualidad femenina en lo que se conocía como el pecado de la sodomía.

La defensa de la virtud es la que impera en la voz autoritaria de María de Zayas. No acepta el goce de los cuerpos al estar bajo la impronta de la España contrarreformista y del neoplatonismo. Como se sabe, en la España tridentina son entronizados los valores de la abstinencia y de la continencia, en una revitalización del rigor moral [34].

No obstante, hubo sectores que vivieron al margen de los rígidos marcos de las normas católicas. En relación con la imagen de la sexualidad en la sociedad moderna S.