Los escritos de McLYNN: MISCELANEO (1)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Los escritos de McLYNN: MISCELANEO (1) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Los escritos de McLYNN: MISCELANEO (1). Feliz lectura Los escritos de McLYNN: MISCELANEO (1) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Los escritos de McLYNN: MISCELANEO (1) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Los escritos de McLYNN: MISCELANEO (1) Pocket Guide.

Contents

  1. '+_.F(b)+"
  2. 15 Best Douglas Huebler images | Conceptual art, Victor burgin, Conceptual photography
  3. Mucho más que documentos.
  4. A CARN! REFERÈNCIES BIBLIOGRÀFIQUES DE LA REVISTA ELECTRÒNICA
  5. Propuesta de un formulario abierto para un programa de atención médica dirigida en México

Para el obrero tenga, pues, generosidad y justicia.. Deje de ser por un momento artista y sea obrero. Mientras tanto, esa labor que con amor de puro hijo va realizando el discpulo predilecto, queda trunca, al fallecer el 9 de enero de , cuando desempeaba el cargo de Ministro de Cuba en Berlin. Antes de morir redacta su ltimo prlogo a las OBRAS DE MART, al volumen 15, en que expresa, adolorido por no haberla realizado, la idea siempre acariciada por l, de hacer una edicin nueva, ms completa y ordenada, y declara con sincera modestia: Nuestra mira y anhelo son: salvar lo ms posible.

Justo reconocimiento merecen por la valiosa ayuda que prestaron en la preparacin de los nuevos materiales martianos de la citada edicin, el Dr. Luis Angel Gorordo, Orlando Castaeda, el profesor Arturo Van Caneghem, quien tuvo a su cargo la transcripcin y traduccin de los textos de Mart escritos en francs, los Dres.

'+_.F(b)+"

Pnfilo D. En varias ocasiones-en entre otras- sucesivos gobiernos de Cuba anunciaron su propsito de hacer una edicin oficial de las obras de Mart, pero nunca lleg a realizarse. La direccin de la edicin fue encomendada al Consejo Nacional de Universidades, que a su vez estableci para ello una comisin integrada por el Dr. El cuidado de la edicin estuvo a cargo de la Editorial Nacional de Cuba, dirigida por Alejo Carpentier, quien design como asesorestc.

Velasco y Flix Ayn, a quien correspondi la parte tipogrfica. El 26 correspondi a los ndices onomstico J geogrfico, pre parados por el doctor Enrique H. Moreno Pla, y el 27 a esta Gua. La tarea de clasificar y luego ordenar cronolgicamente la extraordinaria y multiforme produccin de Mart, a fin de darla a la estampa de la manera ms acertada y comprensible para el estudioso de la vida y de la obra del Maestro present, y presentar siempre, no pocas dificultades, en ocasiones casi insuperables, debido a la variedad de los materiales, y al hecho de que el Apstol de nuestras libertades sola ahondar generalmente en sus trabajos en ms de un aspecto importante del pensamiento humano y sus manifestaciones.

Puesto que el supremo ideal de la vida de Mart fue la independencia y el bienestar de su patria, la primera seccin de la coleccin de la edicin oficial de su3 OBRAS COMPLETAS, compuesta de cinco volmenes, con el ttulo CUBA, ofrecen su luminosa trayectoria como revolucionario y patriota, su labor de propaganda y preparacin para la emancipacin de su tierra natal del yugo colonial de Espaa, con su pensamiento constantemente puesto en la felicidad de Cuba y los cubanos, en esa Cuba de la cual escribi, ya rumbo al supremo sacrificio de Uos Ros: De Cuba qu no habr escrito?

Pero tampoco hallar palabra sin idea pura, y la misma ansiedad, y deseo de bien.

15 Best Douglas Huebler images | Conceptual art, Victor burgin, Conceptual photography

En un grupo puede poner hombres; y en el otro, aquellos discursos tanteadores y relativos de los primeros aos de edificacin, que slo valen si se les pega sobre la realidad, y se ve con qu sacrificio de la literatura se ajustaban a ella. Ya usted sabe que servir es mi manera de hdblar. Esto es lista y entretenimiento de la angustia que en estos momentos nos posee. Fallrrremos tambin en la esperanza de hoy, ya con todo al cinto?

Y para padecer menos,pienso en usted, y en lo que no pienso jams, que es en mi papelera. Vot 1,. He aqu por qu esta primera seccin, con el titulo CUBA est formada con todos aquellos trabajos que permiten conocer y aquilatar debidamente su ingente labor como revolucionario y patriota. Si en ella no halla el lector otros muchos trabajos de Mart, ya sea en prosa, ora como correspondencia, bien de inspiracin potica o literaria con mencin a Cuba, es porque siendo el leit-motiu de su vida entera su amor por la patria, al incluirlos se imposibilitara toda clasificacin, produciendo con ello una inevitable y perjudicial confusin para los lectores y estudiosos de su tan inmensa como polifactica personalidad.

Repetimos, sin embargo. Como es sabido, se tir solamente este nmero, del que el artculo de fondo y algn que otro suelto son de Mart. El principal valor de estos trabajos es ms bien histrico, por marcar sus primeras manifestaciones en prosa contra el rgimen colonial y a favor de la independencia de Cuba. Aunque slo contaba entonces 18 aos de edad, su tersa y viril prosa, conde nando la opresin colonial y los desmanes en Cuba, lo revelan como un escritor de primera magnitud.

En este vibrante y bien razonado alegato aboga por la libertad de su patria, en prrafos, entre otros, como los siguientes: Hombre de buena voluntad, saludo a la Repblica que triunfa, la saludo hoy como la maldecir maana cuando una Repblica ahogue o otra Repblica, cuando un pueblo libre al fin comprima las libertades de otro pueblo, cuando una nacin que se explica que lo es, subyugue y someta a otra nacin que le ha de probar que quiere serlo. La Repblica niega el derecho de cosquista.

Derecho de conquista hizo a Cuba de Espaa. La Repblica no puede, pues, retener lo que fue adquirido por un derecho que ella niega, y conservarlo por una serie de violaciones de derecho que anatematiza. Y si Cu ba proclama su independencia por el mismo derecho que se proclama la Repblica, icmo ha de negar la Repblica a Cuba su derecho de ser libre, que es el mismo que ella us para serlo?

Cuba quiere ser libre. El primero es una circular en su carcter de Presidente interino del Comit Revolucionario Cubano de Nueva York, que prohijaba la expedicin del General Calixto Garca, jefe del frustrado movimiento insurrecional. No a abarcar en sus manos un poder omnmodo, cualesquiera que puedan ser las. A prepararnos para la paz, en medio de la guerra, sin debilitar la guerra; a esto ha ido.


  • El maquinista y otros cuentos (Narrativa extranjera)?
  • PUBLICACIONES SOBRE FILOLOGÍA INGLESA EN ESPAÑA (2007) R.
  • Suggest Documents?
  • Obras completas cars.cleantechnica.com | Cuba | España.
  • EDEN: La saga Jack Ford Vol 2 (Lla saga Jack Ford).
  • Discipulado Avanzado Comunitario: Libro III: DAC: Un manual que favorece su servicio a Dios.

A convocar d pas para que se dicte su ley; a establecer, como ya ha establecido, un gobierno por todos esperado, y para l por todos reservado; a ofrecer, y a cumplir, que no envainar la espada sino luego de pasado el ltimo umbral del enemigo, y que en sus manos na volver a lucir sino para romperla en cl ara de las leyes. Y acaso resulte interesante sealar que otras dos proclamaa que ee publicaron simultneamente con la anterior, dirigidas Al pueblo cubano, y Al ejrcito cubano, llenas de hermosos conceptos, aunque aparecen firmadas por Calixto Garca, tambin fueron redactadas por Mart.

El 13 de octubre de escribe su famosa carta a Emilio Nez en que le insta a que deponga las armas, ante el fracaso de la insurreccin, y el 20 de julio de se dirige al general Mximo Gmez y al general Antonio Maceo, invitndoles a unirse a los nuevos esfuerzos libertarios. En la carta a Gmez, Mart se refiere al gran peligro que significa 2ara la independencia de Cuba un grupo importante de hombres cauteL sos, bastante soberbios para abominar la dominacin espaola, pero bastante tmidos para no exponer su bienestar en combatirla.

Mucho más que documentos.

Esta clase da hombres, ayudados por los que quisieran gozar de los beneficios de lo libertad sin pagarlos en su sangriento precio, favorecen vehementemente la anexin de Cuba a los Estados Unidos. Para m es un criminal el que promueva en Cuba odios, o se aproveche de los que existen.

De especial trascendencia resulta la carta de Mart a Mximo Gmez, de 20 de octubre de , despus de la entrevista celebrada por ambos con Maceo, dos das antes, en el hotel para familias de Madame Grifou. Qu somos, General?

A CARN! REFERÈNCIES BIBLIOGRÀFIQUES DE LA REVISTA ELECTRÒNICA

Los servidores heroicos y modestos de una idea que nos calienta el corazn, los amigos leales de un pueblo en desventura, o los caudillos valientes y afortunados que con el ltigo en la mano y La espuela en el tacn se disponen a llevar la guerra a un pueblo, paral enseorearse despus de l?

Se pronuncia abiertamente contra todo lo que pueda traer a Cuba un rgimen de despotismo personal y caudillismo militar, por entender que: La patria no es de nadie: y si es de alguien, ser, y esto slo en espt ritu, de quien la sirva con mayor desprendimiento e inteligencia. Razn por la cual se niega a prestar su apoyo:. No aceptar nunca que la guerra de Cuba se considere como una propiedad exclusivat de!

Como lgica consecuencia de esta actitud inquebrantable suya, se retira por algn tiempo de toda actividad revolucionaria, convencido, a la vez, de que una revolucin improvisada sin una larga y adecuada preparacin, y el necesario ambiente en la emigracin y el pueblo cubano, estara siempre condenada al fracaso, como en efecto sucedi con las subsiguientes tentativas de otros conspiradores.

En carta a Ricardo Rodrguez Otero, de 16 de mayo de , Mart expresa nuevamente sus fundadas dudas de que Cuba pueda obtener las. Entiende que el encono de los ltimos aos, desde el Pacto del Zanjn, har inevitable la guerra; y repudia, como siempre, la posibilidad d e 1a anexin de Cuba a los Estados Unidos, asegurando: Slo el que desconozca nuestro pas, o ste, o Zas leyes de formacin y agrupacin de los pueblos, puede pensar honradamente en solucin semejante: o el que ame a los Estados Unidos ms que a Cuba.

Pero quien ha vivido en ellos, ensalzando sus glorias kgtimas, estudiando sus caracteres tipicos, entrando en las races de sus problemas, viendo como subordinan a la hacienda la poltica, confirmando con el estudio de susa antecedentes y estado natural sus tendencias reales, involuntarias o confesas, quien ve que jams, salvo en lo recndito de algunas almas generosas, fue Cuba para los Estados Unidos ms que posesin apetecible, sin ms inconveniente que sus pobladores, que tienen por gente kvantisca, floja y desdeable. Y reafirma su elevado concepto: La patria necesita sacrificios.

Es ara y no pedestal. Se la sirve, pero no se la toma para servirse de ella. De indiscutible importancia histrica es la invitacin de Mart a sus hermanos de Nueva York a asistir a Masonic Temple a conmemorar ed 10 de Octubre de Porque anuncia: Este 10 de Octubre es un arranque de nuestro sentimiento, y cuando ms, una expresin de prudente esperanza.

Trtase del comienzo de un nuevo tanteo de planea revolucionarios, y de igual manera se expresa en distintas cartas que siguen a esta invitacin, en las que siempre insiste en la necesidad de preparar primero debidamente cualquier futuro movimiento emancipador para no exponerlo al fracaso. Mart recoge el guante y la ofensa, sealando los defectos de que adolecen los propios Estados Unidos, a la vez que hace resaltar las virtudes de suscompatriotas, negando categricamente que los cubanos sean vagabundos mseroso pigmeos inmorales, y exponiendo el firme criterio de todo cubano sensato, con frases como stas: Admiran esta nacin, la ms grande de cuantas erigi jams la libertad; pero desconfian de los elementos funestos que, como gusanos en la sangre, han comenzado en esta Repblica portentosa SU obra de destruccin.

Han hecho de los hroes de este pas sus propios hroes, y anhelan el xito definitivo de la Unin Norteamericana, como la gloria mayor de la humanidad; pero no pueden creer honradamente que el individualismo excesivo, la adoracin de la riqueza, y el jbilo prolongado de una victoria terrible, estnpreparando a los Estados Unidos para ser la nacin tpica de la libertad, donde no ha de haber opinin basada en el apetito inmoderado de poder, ni adquisicin o triunfos contrarios a la bondad y a la justicia.

Y advierte la firme decisin de los cubanos de ser completamente libres, de Espaa y de los Estados Unidos: La lucha no ha cesado. Los desterrados no quieren volver. La nueva generacin es digna de sus padres. Centenares de hombres han muerto despusde la guerra en el misterio de las prisiones. Slo con la vi2a cesarentre nosotros la batalla por la libertad. Y es la verdad triste que nuestros esfuerzos se habran, en toda probabilidad, renovado con xito, a no haber sido, en algunos de nosotros, por la esperanza poco viril de los anexionistas, de obtener libertad sin pagarla a su precio, y por el temor justo de otros de que nuestros muertos, nuestras memoriassagradas, nuestras ruinas empapadasen sangre, no vinieran a ser ms que el abono.

Internacional Americana 0 sea el primer Congreso Panamericano, que inicia sus sesionesen Washington, D. Discrepa con Jos Ignacio Rodrigues, el cubano que acta como Secretario de la Comisin de Derecho Internacional y de Extradicin, y tambin como intrprete, por entender que ste:. Insiste en que Cuba debe conquistar su separacin de Espaa por su propio esfuerzo, y estar siempre alerta contra las maniobras norteamericanasque puedan hacer peligrar el logro de su total independencia.

FACTORIZACION MISCELANEA DE TODOS LOS CASOS

En extensa carta a Serafin Bello, de 16 de noviembre de , reproduce algunos conceptos parecidos, que destacan la amenaza que significara para nuestras naciones:. A fines de se produce el reconocimiento definitivo de Mart como lder revolucionario, como director del movimiento libertador.

En efecto, el 5 de enero de , en Cayo -Hueso,los presidentes de las distintas agrupaciones polticas cubanas separatistas y otros destacados elementos revolucionarios, en primer trmino el veterano patriota. Mart, a su vez, design a Gonzalo de Quesada y Arstegui como Secretario.

Propuesta de un formulario abierto para un programa de atención médica dirigida en México

Encuntrase en el artculo cuarto, que reproducimos aqu ntegramente por su gran importancia e indiscutible vigencia, condensada de modo admirable la manera como Mart concibi que deba ser nuestra repblica. Artculo El Partido Revolucionario Cubano no se propone perpetuar en -la Repblica Cubana, con formas nuevas o con alteraciones ms aparentes que esenciales, el espiritu autoritario y la composicin burocrtica de la colonia, sino fundar en el ejercicio franco y cordial de las capacidades legitimas del hombre, un pueblo nuevo y de sincera democracia, capaz de vencer, por el orden del trabajo real y el equilibrio de las fuerzas sociales, los peligros de la libertad repentina en una sociedad compuestapara la esclavitud.

Especialmente revelador de los escollos, contrariedades y no pocos ataques que tuvo que afrontar Mart, en el transcurso de su tan ardua como recta brep revolucionaria, es su carta abierta a Enrique Collazo, originada por un lamentable incidente, felizmente zanjado, sin mayores consecuenciaspara la revolucin, dada la actitud enrgica y a la vez elevada de Mart y el patriotismo probado de Collazo, que luego reconoci noblemente su error aceptando la indiscutible jefatura material y espiritual del Maestro.

La carta de Mart, de 12 de enero de , refuta virilmente y con amplias pruebas tal acusacin. Su ms destacado prrafo es el siguiente: Y ahora, Sr. Collazo, qu le dir de mi persona? Si mi vid0 me defiende, nada puedo alegar que me ampare ms que ella. Y si mi vida me acusa, nada podr decir que la abone. Defindame mi vida. S que ha sido til y meritoria, y lo puedo afirmar sin arrogancia, porque esdeber de todo hombre trabajar por que su vida lo sea: responder a Vd. Jams, Sr.

Collazo, fui el hombre que Vd. Jams prefer mi bienestar a mi obligacin. Queme Vd. Collazo, a quien le haya dicho que serv yo a la madre patria. Creo, Sr.