LOS ESCRITOS DE URANTIA (III): LA HISTORIA DE URANTIA (Primera parte: Escritos 57 a 84)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF LOS ESCRITOS DE URANTIA (III): LA HISTORIA DE URANTIA (Primera parte: Escritos 57 a 84) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro LOS ESCRITOS DE URANTIA (III): LA HISTORIA DE URANTIA (Primera parte: Escritos 57 a 84). Feliz lectura LOS ESCRITOS DE URANTIA (III): LA HISTORIA DE URANTIA (Primera parte: Escritos 57 a 84) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF LOS ESCRITOS DE URANTIA (III): LA HISTORIA DE URANTIA (Primera parte: Escritos 57 a 84) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF LOS ESCRITOS DE URANTIA (III): LA HISTORIA DE URANTIA (Primera parte: Escritos 57 a 84) Pocket Guide.

Contents

  1. Una exégesis a los ‘Nuevos Movimientos Religiosos’
  2. 9. El libro de Urantia
  3. Contenidos
  4. Cargado por

Lleg incluso a creer que lo que tena ante s no era sino la ms profunda e inspiradora vida y enseanzas de Jess jams antes publicada. Debido a aquella inesperada elevada calidad de las pginas de la Parte IV, Sprunger se sinti impulsado a leer el resto del libro, desde el Prlogo. Cuando termin, se dio cuenta de que los escritos de Urantia en su globalidad conformaban la imagen ms completa e integradora de la ciencia, de la filosofa y de la religin que l haba ledo. De repente, toda su formacin anterior se reorganiz y model con aquellas nuevas nociones en una sntesis mental grandiosa, sorprendente e innovadora.

Aquello significaba para l un nuevo paradigma de la realidad que le llev a concluir: Desde luego que si esto no es una exacta descripcin de la realidad, as es como debera ser! Sprunger se puso en contacto con Hammerschmidt para saber cmo haba conseguido aquel libro. El juez, que se alegr mucho al ver su inters, le dijo que a travs de un amigo suyo llamado W. Harrah, un prspero hombre de negocios cofundador de la National Standard Company.

Harrah era miembro de un grupo que se haba formado en Chicago y que, de alguna manera, haba conseguido el libro al principio. Organizaron un almuerzo y all ste le explic que el responsable del grupo que lo haba publicado se llamaba William S. Sadler por su reputacin. Sadler haba estudiado en el extranjero con Freud y Jung, y se le haba considerado como el padre de la psiquiatra americana.

Sadler era profesor universitario y prolfico escritor.

Una exégesis a los ‘Nuevos Movimientos Religiosos’

Adems, Meredith tena amigos que haban hecho con l un curso de asesoramiento pastoral en el McCormick Theological Seminary. Harrah, que quera obsequiar ejemplares de The Urantia Book a algunos de los ministros compaeros de Sprunger de The United Church of Christ, extendi un cheque con la suficiente cantidad para pagar una docena de libros y se lo dio.

Ms tarde, Sprunger entreg a doce de stos un ejemplar del libro. Con la excepcin de uno de estos jvenes ministros, que reconoci no haberlo ledo, los dems se quedaron tan impresionados con su lectura como el mismo Sprunger. Cuando Sprunger revel lo poco que saba de los orgenes del libro a partir de Harrah, el grupo de ministros, en un intento por averiguar la autenticidad histrica de los acontecimientos que llevaron a ste, inici un riguroso estudio del libro y un anlisis de las publicaciones de Sadler. Una de stas, The Mind at Mischief. Tricks and Deceptions of the Subconscious and How to Cope with Them4 , les iba a proporcionar algunos datos relevantes para su investigacin.

Es interesante observar que de toda su importante y extensa produccin escrita el Dr.

Sadler slo menciona en una de las ediciones de este libro, la de , el proceso que desembocara en la materializacin de los escritos de Urantia. Sadler eliminara ese comentario en ediciones posteriores. En el momento de escribir The Mind at Mischief, se conoca a Sadler como uno de los principales desenmascaradores de los fenmenos paranormales.

En este libro se desacreditan esos supuestos mensajes del mundo espiritual como productos de la conciencia marginal del ser humano. En el Prlogo del libro, Robert H.

Hoy en da los psiquiatras afirman que en el fondo de nuestra personalidad existen pozos de memoria en estado latente que pueden dar. Ardides y engaos del subconsciente y cmo hacerles frente. En su libro, Sadler, basndose en su experiencia, clasifica todos esos fenmenos paranormales en tres categoras:. Para demostrarlo, Sadler expone el historial clnico de los muchos casos investigados. Sin embargo, el grupo de ministros encontr una especie de contradiccin en su firme posicin profesional:. Quizs se deba modificar esta afirmacin y aadir que existen posiblemente una o dos excepciones a esta clasificacin general de los llamados mdiums y personas con facultades paranormales.

Hace muchos aos estuve al corriente de un fenmeno de este tipo de carcter muy extraordinario, que tuve el privilegio de observar de forma peridica desde ese momento, y del que espero algn da dar una informacin ms completa por lo singular del caso.

Pero me adelanto a decir que en ninguna de mis observaciones de esta persona ni de las peculiares experiencias relacionadas realizadas durante la noche hubo nada que indicara que se tratara de espiritismo. De hecho, en los contactos de esta persona con las supuestas fuerzas dominantes en esos momentos, sean cuales fuesen, stas se mostraban de una manera radical contrarias y en desacuerdo con aquellas creencias basadas en la idea de que los seres fallecidos volvan para participar en los asuntos del mundo de los vivos6.

Una nota al pie de pgina llev a stos a un apndice al final del libro, donde descubrieron que, efectivamente, Sadler se desdeca de sus anteriores opiniones.

Arquivo do blog

All Sadler menciona dos casos, aunque solamente haba podido estudiar uno de ellos en profundidad:. Si bien, esto no es posible debido a una promesa que no puedo violar. Dicho de otro modo, he prometido no publicar nada sobre este caso durante la vida de esta persona.

9. El libro de Urantia

Por las caractersticas tan interesantes que presenta, espero algn da pues informar sobre ste de manera ms extensa. Tuve el primer contacto con este caso el verano de , y ha estado bajo mi observacin ms o menos desde entonces. He estado presente probablemente en sesiones nocturnas, en muchas de las cuales me hice acompaar de un estengrafo que tom una gran cantidad de notas7.

Hoy en da, a muchos lectores de The Urantia Book, este pasaje les resulta bastante familiar; no era as en los setenta y ochenta. Recuerdo que lo descubr por primera vez en , en casa de Berkeley Elliott, de Oklahoma City.

Contenidos

Berkeley, lector del libro casi desde su publicacin y buen amigo de Bill Sadler, el hijo del Dr. Sadler, que al final de los cincuenta y principio de los sesenta visitaba a menudo al grupo de Oklahoma8. Todo sucedi cuando, recordando las palabras de Clyde Bedel sobre el mencionado apndice y el sujeto dormido, saqu de la estantera de Berkeley The Mind at Mischief y comenc a leer aquellas palabras de Sadler. Tengo que decir que los vellos se me pusieron de punta. Era raro, en aquellos das, ver nada as, ya que aquella informacin se consideraba secreta, slo accesible a unos pocos.


  1. Grabaciones del libro de urantia.
  2. Los derechos humanos. Aspectos jurídicos generales!
  3. 9. El libro de Urantia.
  4. Entradas recientes.

Un estudio completo de este caso me ha convencido de que no se trata de un trance ordinario. El sueo, aunque muy profundo, parece ser bastante natural, y hasta ahora nunca hemos podido despertar al sujeto cuando se encontraba en este estado; pero el cuerpo nunca est rgido, y el ritmo cardaco no se ve alterado; la respiracin a veces se interrumpe de forma marcada.

Cargado por

Este hombre est totalmente inconsciente, completamente ajeno a lo que ocurre a su alrededor, y, a menos que, con posterioridad, se le comente algo al respecto, nunca sabe que se le ha usado como medio de comunicacin en las idas y venidas de supuestos seres personales extraplanetarios. De hecho, es ms o menos indiferente a todo lo que sucede, y demuestra una sorprendente falta de inters en lo que de vez en cuando le sucede9. En un principio form una iglesia.

Bill Sadler se enter de su existencia y comenz a acudir a l de forma regular. Sadler, The Mind at Mischief, texto citado, p. Estas visitas nocturnas no son de ninguna manera como las sesiones de espiritismo. En ningn momento, durante los dieciocho aos de observacin, se ha dado comunicacin con ningn ser que pretenda ser el espritu de un ser humano fallecido. Las comunicaciones que se han escrito, o que hemos tenido la oportunidad de or, tienen origen en un inmenso orden de supuestos seres que afirman venir de otros planetas para visitar este mundo y hacer aqu una parada para el estudio y la observacin cuando van en la ruta de un universo a otro o de un planeta a otro.

Estas comunicaciones adems provenan de supuestos seres espirituales que afirmaban haber sido destinados a este planeta para realizar diversos tipos de tareas Sadler llega a admitir que no le ha sido posible encontrar la fuente psquica, o inconsciente, de la informacin que se desvelaba.

Aquel caso le resultaba desconcertante. Dieciocho aos de estudio y de meticulosa investigacin no han podido dar cuenta del origen psquico de los mensajes. Me encuentro en este momento donde me encontraba cuando empec. El psicoanlisis, el hipnotismo, un detenido anlisis comparativo, se muestran incapaces de demostrar que los mensajes escritos y orales de esta persona tienen origen en su propia mente. Mucho del material obtenido a travs del sujeto es muy contrario a sus propia forma de pensar, a la manera en la que se ha educado y a su filosofa de vida.

De hecho, de mucho de lo que hemos obtenido no hemos encontrado nada que exista que tenga la misma naturaleza. Su contenido filosfico es bastante nuevo, y no hemos podido encontrar la expresin humana de mucho de ste Es de notar la distancia cientfica con la que Sadler se refiere a este caso. Todava en , pareca seguir intentando encontrar una explicacin verosmil al fenmeno. A pesar de que me gustara mucho informar de los detalles de este caso, no estoy en posicin en este momento de hacerlo. Solo puedo decir que en todos estos aos de observacin toda la informacin que se nos ha comunicado de esta manera es coherente consigo misma.