Mi Enemigo Interior: Tu Decides...A, Quien alimentes determina Quien ganará.

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Mi Enemigo Interior: Tu Decides...A, Quien alimentes determina Quien ganará. PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Mi Enemigo Interior: Tu Decides...A, Quien alimentes determina Quien ganará.. Feliz lectura Mi Enemigo Interior: Tu Decides...A, Quien alimentes determina Quien ganará. Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Mi Enemigo Interior: Tu Decides...A, Quien alimentes determina Quien ganará. en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Mi Enemigo Interior: Tu Decides...A, Quien alimentes determina Quien ganará. Pocket Guide.

Contents

  1. Sobre educación / Kant, Pestalozzi y Goethe; composición y traducción de Lorenzo Luzuriaga
  2. Descargar libro Problemas resueltos de tecnología eléctrica autor Alfonso Bachiller Soler
  3. Asunto de este primer libro
  4. Descargar gratis Hazme una escena de amor: ...y que la ficción se haga realidad. autor C. M.A

Su intención es positiva: en realidad tratan de decirnos algo, darnos una información para que lo inconsciente se vuelva consciente.

Sobre educación / Kant, Pestalozzi y Goethe; composición y traducción de Lorenzo Luzuriaga

Nuestras creencias nos conforman y limitan. Cuando no estamos en armonía con nuestra propia vida o con la existencia en general, surgen los síntomas e incluso la enfermedad. En ocasiones, hay mucha diferencia entre quién es uno realmente y quién se cree que es. Cuando esa discrepancia es muy grande se producen diferentes síntomas, unas veces psicológicos y otras veces físicos, lo que se llama somatización. Aunque no nos percatemos, en el ser humano existe una necesidad imperiosa de crecimiento interior, de poner fin a lo viejo y gastado.

No es extraño que una persona especialmente sensible que trabaje, por ejemplo, en los juzgados en casos de graves litigios o violencia de género necesite un tiempo para desconectar, sentirse, bailar, escribir o dibujar. Hay crisis menores y crisis mayores. Los síntomas tales como la ansiedad, los estados depresivos y otros problemas físicos pueden corresponder a las primeras. Es posible que ese mensaje haya pasado inadvertido, que el miedo haya acallado una y otra vez esa voz interior hasta que ciertos sucesos tocan y remueven aquellos aspectos internos que no han sido resueltos anteriormente, que han permanecido latentes antes de que un hecho significativo los activara.

Lea la descripción completa del libro

La gran crisis que la enfermedad desencadena supone una enorme oportunidad, a la vez que, obviamente, un tremendo riesgo. Somos una totalidad.


  • Sesión continua: Finalista del XIII Premio Odisea de Literatura (Premios Odisea de Literatura);
  • Juego de reinas (Edición mexicana): Las mujeres que dominaron el siglo XVI;
  • Lean Manufacturing: Hoja de Ruta de implantación en la Empresa Actual?
  • En portada.

El cuerpo, la mente y las emociones forman un sistema unitario e interrelacionado, y si uno se ve afectado los otros dos también. Siendo así, la enfermedad puede tener su origen en el interior, tal vez sea una parte de nosotros mismos que intenta llamar nuestra atención, que busca satisfacer la necesidad de poner luz y conciencia. Uno mismo genera la enfermedad y es, a la vez, capaz de sanarse. La parte que enferma es paradójicamente la que busca sanar, la que quiere hacerse oír, la que reclama cambios. Lo recogió y educó Apolo, y vivió en una cueva solo, dedicado a los estudios, para acabar convirtiéndose en un sabio maestro y curandero.

La figura dual de Quirón, mitad humano mitad animal, señala la significativa relación entre el bienestar físico y el espiritual, y la necesidad de equilibrio entre la mente y el cuerpo. Representa la posibilidad de integrar la mente y el cuerpo a través del sufrimiento que ocasionan las enfermedades.

Descargar libro Problemas resueltos de tecnología eléctrica autor Alfonso Bachiller Soler

La enseñanza que transmite es la conveniencia de aceptar la vulnerabilidad, ya que paradójicamente es nuestra mayor fuente de recursos. De hecho, cada vez hay mas evidencias de que el sistema inmunológico se ve afectado por las emociones negativas. Las células del sistema defensivo son muy sensibles a las emociones, y así funcionan mejor cuando nos sentimos bien y se desactivan o no se multiplican ante situaciones de estrés o depresión.

Existen muchas investigaciones científicas que ponen de relieve el peso de las emociones en el curso de la salud y la enfermedad.

El psicólogo Daniel Goleman, en su conocida obra Inteligencia emocional , se hace eco de muchos de dichos estudios en Estados Unidos. Por su parte, un estado depresivo agrava la enfermedad y provoca lentitud de la recuperación de la salud. Dichas investigaciones demuestran que el estancamiento de las emociones negativas, como la ira, la ansiedad y la depresión, es una seria amenaza para la salud.

Por su parte, los sentimientos positivos afectan y desempeñan un importante papel en el curso de la enfermedad. De este modo, se ha verificado, por ejemplo, que la esperanza es un factor curativo en sí mismo. También lo es hablar, expresar sentimientos y pedir ayuda cuando uno se halla preocupado, desanimado o apesadumbrado. Otras investigaciones científicas de médicos y mi propia experiencia clínica me han convencido de que el estado de la mente cambia el estado del cuerpo actuando a través del sistema nervioso central, el sistema endocrino y el inmunológico.

Nuestro inconsciente se expresa a través del cuerpo, y la función de la enfermedad consistiría en comunicarnos cierto desequilibrio interno, que ha de hacerse consciente para llegar a sanarse.


  1. Sobre el alma (Colección Jano nº 4).
  2. Mi vida por la tuya: ¿Hasta dónde llegarias por salvar a tus seres queridos?.
  3. Descargar gratis Hazme una escena de amor: ...y que la ficción se haga realidad. autor C. M.A.
  4. (DOC) APRENDIENDO A SER LO QUE ELEGISTE SER | Nacho Cantu - cars.cleantechnica.com.
  5. Es una energía bloqueada, una información que no procesamos adecuadamente. No se trata de un enemigo que hay que erradicar sino del lenguaje simbólico de nuestro cuerpo. Es necesario entonces escuchar este lenguaje, entender el mensaje y aprender la enseñanza que se quiere revelar, aquello que pugna por hacerse consciente. La enfermedad es el resultado de una falta de armonía o discrepancia entre lo que anhela el alma y lo que se empeña en conseguir la personalidad.

    Asunto de este primer libro

    Manifiesta una ausencia de alma en el vivir cotidiano, de ahí que la recuperación de la salud pase por dar expresión al alma y por armonizar vida y alma. Así, la transformación a través de la enfermedad sería a la vez un reto y una oportunidad para cumplir un propósito vital. La enfermedad podría representar entonces una magnífica circunstancia personal para trabajar con uno mismo, algo que probablemente haya estado pendiente durante muchos años.

    Una invitación a conocer en profundidad la singularidad del propio Ser. Y la manera de sanar no pasa por rechazar nuestros síntomas o la enfermedad sino por abrazarla con amor, ternura y compasión, lo que verdaderamente constituye la mejor de las medicinas. Hemos de cuidar de nuestro cuerpo como vehículo de nuestra alma.


    1. Historia informal de la moda.
    2. Patagonia. La Noche de los Galeses..
    3. La guerra de Alejandría;
    4. Conectar con nuestros sentimientos profundos, con nuestras heridas emocionales, tocar amorosamente en su proceso curativo el temor, la soledad, la tristeza…, hasta llegar a la paz. Aceptar nuestra vida y nuestra realidad, para después cambiar lo que proceda, lo que consideremos necesario. Prestarnos una atención amorosa y compasiva, acariciar nuestros dolores y heridas, sean del tipo que sean. Obviamente, en primer lugar hay que tratar los aspectos físicos, tomar la medicación y seguir el tratamiento específico que indiquen los médicos. Tomar medicinas es una manera de aceptar la enfermedad, ser humildes y asumir lo que es , poniendo manos a la obra.

      En este capítulo quisiera ampliar la visión que tenemos de la salud y la enfermedad, y sensibilizar respecto a cómo influyen los contenidos mentales y emocionales en ellas. Desde este nuevo paradigma de la salud y la enfermedad, qué enriquecedor podría resultar que la ciencia médica amplíe su actual perspectiva y vaya incorporando las necesidades emocionales e incluso espirituales de los pacientes.

      Descargar gratis Hazme una escena de amor: ...y que la ficción se haga realidad. autor C. M.A

      Asimismo, dichos médicos sostienen que la personalidad propensa a las enfermedades graves presenta rasgos de docilidad, conformidad y sacrificio, renuencia a la expresión de las emociones y negación del enojo y la rabia. Su experiencia con millares de enfermos les ha llevado a asegurarse de que los rasgos de personalidad que favorecen la recuperación física en la enfermedad son la sensación de hallar significado y propósito en la vida, el sentimiento de responsabilidad personal por la propia vida y la propia salud, la capacidad de expresar necesidades y emociones y el sentido del humor.

      Es cierto que necesitamos expresar adecuadamente los sentimientos, porque cuando los hemos exteriorizado pierden su poder sobre nosotros. El enfado, el rencor, la angustia, la tristeza y el miedo son sentimientos que sólo son perjudiciales si se los mantiene encerrados, si no se expresan y no se afrontan. Precisa abandonar la afición a autocompadecerse y vivir en la desesperanza, decir no a sentirse desvalido, culpable o sumiso, y tomar la decisión de luchar por la propia vida, de renovarse… o en algunos casos, tal vez, morir.

      Se trata de la idea de regeneración que nos sugiere este texto recogido de Internet, de autor anónimo. Pero para alcanzar esa edad, a los cuarenta años tiene que tomar una difícil decisión. Para entonces, sus uñas se han vuelto tan largas y flexibles que no puede sujetar a las presas de las cuales se alimenta. Ese proceso consiste en volar a lo alto de una montaña y recogerse en un nido, próximo a un paredón donde no necesite volar. Cuando las nuevas uñas comienzan a crecer, se desprende una a una de sus viejas plumas. Y después de todos esos largos y dolorosos meses de heridas, cicatrizaciones y crecimiento, logra emprender su vuelo de renacimiento para vivir otros treinta años.

      En nuestra vida también a veces tenemos que experimentar un proceso de transformación para poder seguir adelante.

      Cada uno puede identificar aquello de lo que se tiene que desprender, tal vez algunas actitudes, mecanismos de defensa o falsas creencias que nos vinculan dolorosamente al pasado. La enfermedad constituye en ocasiones el punto de partida para reorientar la vida, para responder con amor y no con culpa, y poner en marcha los mecanismos de reparación.

      Es una oportunidad para darse a sí mismo todo ese amor incondicional que en muchas ocasiones los progenitores no pudieron proporcionar. Todos conocemos a alguna persona que tras sufrir una enfermedad grave experimenta una profunda transformación interna, y una vez que la ha superado manifiesta de qué manera ha sido significativa y ha cambiado su vida. Una de las cosas que he podido observar en las personas que padecen diferentes tipos de leucemia es que se encuentran en un momento especialmente crítico, entendiendo el término en el sentido de peligro y oportunidad, pero no sólo en el aspecto físico, sino también en el sentido psicológico y espiritual.

      Otros han llevado un ritmo de vida muy activo, al borde del agotamiento, sin pararse apenas a respirar y sin tomarse un tiempo y un espacio propios. Al tener que estar aislados durante largos períodos, la enfermedad da la oportunidad y también el tiempo para sí mismos a fin de detenerse y reflexionar sobre lo que han hecho o no hasta el momento, y sobre el sentido de su existencia. Asimismo, los obliga a darse prioridad y centrarse en sí mismos para curarse, algo que tal vez no habían hecho anteriormente. Muchas personas viven circunstancias parecidas que afrontan con una actitud vital similar a la que estoy describiendo y, sin embargo, no desarrollan una enfermedad grave.

      El autoengaño establece una distancia entre quien uno realmente es y aquel que se cree que es, y cuando esa distancia es muy grande y no se hace consciente se manifiesta a través del cuerpo, que es la manera que tiene el inconsciente de expresarse cuando no existe otro medio de acceso a la conciencia, y se generan síntomas físicos.

      Decía Jung que lo que provoca la enfermedad es ir en contra de la propia naturaleza. Siendo así, curarse significa encontrar la propia esencia, verse como uno es. Todos necesitamos descubrir el propio camino; la tarea o propósito que cada uno ha de cumplir sobre la tierra, se esté enfermo o no. La enfermedad tiene un propósito dentro del proceso de individuación: trata de impulsar para llevar conciencia a zonas oscuras e inconscientes.

      En el mundo hay un orden que incluye luz y sombra, salud y enfermedad, vida y muerte. Todo ello forma parte de la existencia y es necesario que esté ahí, aunque no lleguemos a comprenderlo. Los síntomas pertenecen a la sombra y lo que reclaman es atención y luz. La enfermedad puede conducirnos hacia un renacimiento, un despertar a una realidad nueva. El tratamiento consiste en dejar que entre la luz del amor para sanar nuestras vidas. Necesitamos aprender a cuidar nuestro cuerpo, nuestra vida emocional, nuestra mente y nuestra alma. También somos seres relacionales, por lo que debemos analizar de qué manera nos relacionamos, de lo que nos ocuparemos en los próximos capítulos.

      En primer lugar, hemos de cuidar el cuerpo en todas sus facetas, escucharlo, dialogar con él. Honrar el cuerpo como vehículo del alma que nos posibilita ir de una experiencia a otra, de un aprendizaje a otro.