Propuesta de una Ética Laica

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Propuesta de una Ética Laica PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Propuesta de una Ética Laica. Feliz lectura Propuesta de una Ética Laica Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Propuesta de una Ética Laica en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Propuesta de una Ética Laica Pocket Guide.

Articles

  1. Read e-book Propuesta de una Ética Laica (Spanish Edition)
  2. Ecuador: Constitution,
  3. ¿Qué significa que México sea una República laica?

Se puede afirmar que Sócrates h.

Ética laica.

La religión de los helenos no era determinante desde un punto de vista intelectual para los filósofos. Los dioses reflejaban los principales fenómenos meteorológicos y vitales, pero no tenían una relación directa con la conciencia del hombre. El pensamiento de Sócrates supuso una importante innovación en el mundo griego, ya que, frente al relativismo de los sofistas, propuso una moral objetiva, fundamental, que sirvió de base a la moral cristiana. En este contexto, Sócrates propuso una moralidad autónoma.

Lo bueno y lo malo no dependían en absoluto de los distintos dioses que integraban el poblado panteón griego, sino de la propia naturaleza humana y de su racionalidad. Su principal discípulo, Platón a. El mundo de las ideas, sobre todas las cuales reinaba la idea de bien, se situaba en un plano metafísico, en una realidad no accesible para los seres mortales. Esta concepción sería aprovechada por varias religiones para dar forma a sus propios dogmas de fe. Aristóteles a. La aportación de Aristóteles en este sentido fue fundamental, ya que creó la primera eudaimonía , es decir, la primera moral basada en el principio de felicidad.

El pensamiento cristiano supuso una revolución dentro de la historia de la ética, ya que hizo depender el comportamiento moral de un dios.

Con ellas se reforzaban los comportamientos morales, ya que los buenos ganarían el cielo, gozarían de la felicidad eterna, mientras que los malos acabarían en el infierno, una condena para la eternidad. El infierno, representado en la imagen en un fragmento del Juicio final de fra Angélico, es el lugar en el que caen los que no son moralmente rectos, los que no siguen los mandatos de Dios. La propia conciencia humana reproduce en su manera de operar los preceptos cristianos.

En la conformación de esta moral cristiana es muy destacable el importante papel que jugaron las filosofías tanto de Platón como de Aristóteles.

Read e-book Propuesta de una Ética Laica (Spanish Edition)

El primero porque caracterizó el cuerpo humano como el origen de todos los males, idea que retomó y reforzó la iglesia cristiana; el segundo porque anticipó el pensamiento de la iglesia medieval al definir el papel que desempeña la razón en el comportamiento moral y en la existencia. Platón había tratado en sus obras el nacimiento del mal, originado a partir de una simbólica caída del alma en el mundo de las apariencias.

Habían sido el cuerpo, la materia, el instinto, los que había conducido mal a un alma que era arrojada al mundo del dolor y el padecimiento.


  • Ética laica!
  • ¿Vivir sin ética, vivir sin religión? | Opinión | EL PAÍS;
  • cars.cleantechnica.com - El alcance de la ética procedimental a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia.
  • Laicismo y multiculturalismo | OpenMind.
  • Bioética: La Visión Laica y Católica – Bioética.

El poder de la religión se basa en gran medida en su capacidad para generar modos de conducta. No es posible ser cristiano sin asumir los grandes dogmas: amar a Dios por encima de todas las cosas o santificar las fiestas. En definitiva, la ética cristiana supone una reformulación en clave mítica de los grandes elementos de la filosofía platónica, derivando de ella una interpretación de la existencia que culmina en una moral. El hombre es libre para elegir sus actos, pero la bondad de éstos sólo tiene sentido bajo los dogmas de la religión. La ética no es en absoluto fruto de la libertad humana, no es autónoma; bien al contrario, depende de Dios.

A partir del siglo xvi, con el desarrollo de la ciencia en la Edad Moderna la razón obtuvo un nuevo estatus dentro del mundo. Esta autonomía de la razón se tradujo en un nuevo concepto ético, en el que la propia racionalidad era capaz de determinar lo bueno y lo malo al margen de la gracia divina, del cielo y del infierno. Cuatro pensadores, Descartes , Hobbes , Rousseau y Kant, abordaron la nueva concepción de la ética. René Descartes. Sin embargo, en el seno del pensamiento de Descartes se describían fenómenos que inauguraban una nueva manera de entender la moral.

El jardín del Edén, de Pieter Brueghel el Viejo. Para René Descartes , Dios era un fenómeno que la razón descubría en la intimidad de la conciencia. Es decir, tanto la figura de un dios como los distintos preceptos que se seguían de su ser eran comprensibles dentro de la razón: el hombre podía enfrentarse a ellos desde su condición racional.

Pero si Dios era concebible racionalmente, la ética también debía serlo por fuerza. Thomas Hobbes y Jean-Jacques Rousseau. Poco después, Thomas Hobbes propuso un nuevo paradigma moral completamente laico, alejado de la religión. El estado, el gobierno, la política eran quienes debían encargarse de establecer los comportamientos morales, las pautas de actuación humana que permitieran la convivencia dentro de la sociedad.


  • La ciencia, su método y su filosofía.
  • Perito Judicial en el proceso penal!
  • Un millón de jóvenes por México: Una agenda de libertad y corresponsabilidad.

Lo que se pone en juego en esta teoría de Hobbes es de suma importancia para la ética. Por eso es necesario que exista una fuerza, un poder superior a él, un estado que le diga cómo debe comportarse, con el fin de que no se destruya a sí mismo. Immanuel Kant. El pensador de Königsberg consideraba, por su parte, que el hombre, en tanto que ser racional, estaba destinado a ser autónomo y bueno, siempre y cuando aprendiese a hacer caso a su razón. Hay que entender que Immanuel Kant era la principal encarnación filosófica de la Ilustración, y que creía por encima de todo en la razón y en la educación.

Ecuador: Constitution,

Pensaba que el hombre había llegado a su madurez dentro de la historia y que era el momento de que el pensamiento y la voluntad humanos alcanzasen su completa autonomía, al margen de las viejas teorías religiosas. En el centro de esta nueva concepción del hombre y el acto moral Kant fraguó un nuevo modelo ético, basado en la absoluta libertad de la voluntad.

Cada acto debe buscar la universalidad que todo el mundo haga lo que uno hace y la necesidad la razón es así y, por tanto, no se puede actuar de otra manera. Con Kant se terminó de imponer un nuevo modelo ético completamente laico, autónomo, alejado de Dios y las iglesias. Ambas ideas fueron contradichas posteriormente por otros pensadores. Con la desvinculación definitiva de ética y religión, a partir del siglo xix se produjo un fenómeno que a lo largo de la historia muchos pensadores ya habían vaticinado: la ética se descubrió a sí misma huérfana, sin un fundamento fuerte sobre el que basar los comportamientos humanos.

¿Qué significa que México sea una República laica?

En los tiempos anteriores se tenía la garantía de Dios. Éste decía qué era bueno y qué era malo. Fiódor Dostoievski. A lo largo del siglo xix aparecieron dos novelas de alto calado ético y rigor intelectual que influyeron en pensadores, artistas y teólogos de periodos posteriores. Crimen y castigo y Los hermanos Karamazov , obras ambas del escritor ruso Fiódor Dostoievski , planteaban a través de unos complejos personajes y unas narraciones extensas el nuevo drama moderno de la libre voluntad humana.

En ambas obras se describe un asesinato y la posterior reflexión sobre la culpa. Los personajes de Dostoievski no soportan que haya un crimen que no reciba un castigo, necesitan de un dios que le dé un sentido al bien y al mal, porque de lo contrario el actuar humano carece de sentido, se disuelve en la insignificancia y en el vacío. En el mismo siglo xix comenzaron a fluir teorías que se situaban en la línea del pensamiento del autor ruso, y también justamente en la contraria; ideas que abogaban por la anarquía o la ausencia de autoridad moral, que proponían el caos y el desorden.

Friedrich Nietzsche. En la obra de Friedrich Nietzsche cabe reseñar muy particularmente el diagnóstico que hizo del nihilismo: la ausencia de Dios, la pérdida de una orientación moral sume al hombre en una sensación de vacío que no puede soportar. En cierto sentido, el diagnóstico de Nietzsche se hizo realidad, y a medida que la moral se alejó de la religión surgieron nuevos ideales normativos basados en el hombre en tanto que ser depositario de dignidad y razón.

A partir del siglo xix se han producido varios intentos de gran interés por establecer una ética universal, alguna forma de establecer qué es lo bueno y lo adecuado para todos los seres humanos bien dentro de una concepción religiosa, bien al margen de ella. Dentro de las instituciones religiosas destacan las frecuentes reuniones bajo el emblema del Parlamento de las Religiones del Mundo, que se empezaron a producir en el año con la intención de encontrar unos valores universales, comunes a toda forma de credo.

Dichas convicciones fueron plasmadas en las diversas declaraciones de los derechos humanos, donde se establece una moral basada no ya en Dios, sino en la dignidad humana: todo hombre, por el mero hecho de serlo, tiene unos derechos fundamentales que no pueden ser violados. El trasfondo de estos dos fenómenos es muy interesante para la ética. A pesar de que la religión haya reconocido su relatividad, a pesar de que haya perdido gran parte de su capacidad de convicción moral, el hombre sigue buscando una ética universal, un conjunto de valores morales que valgan para todos los hombres.

Parece, en definitiva, que al final Kant no se equivocaba tanto como muchos pretendían. El acto moral siempre busca la universalidad y el consenso. El hombre pretende que cada uno de sus actos sea un ejemplo, que encuentre en el resto de la raza humana un reflejo, una forma de comprensión y reconocimiento. Texto 1. Este mundo es el de la ética. Pues bien, he aquí —continué— lo que puedes decir que yo designaba como hijo del bien, engendrado por éste a su semejanza como algo que, en la región visible, se comporta, con respecto a la visión y a lo visto, del mismo modo que aquél en la región inteligible con respecto a la inteligencia y a lo aprehendido por ella.

Y, en cuanto al conocimiento y la verdad, del mismo modo que en aquel otro mundo se puede creer que la luz y la visión se parecen al sol, pero no que sean el mismo sol, del mismo modo en éste es acertado el considerar que uno y otra son semejantes al bien, pero no lo es el tener a uno cualquiera de los dos por el bien mismo, pues es mucho mayor todavía la consideración que se debe a la naturaleza del bien.

No creo, pues, que lo vayas a identificar con el placer. Texto 2. Los autores cristianos interpretaron esta concepción como una expresión de lo divino.


  1. Educación laica en el sistema educativo mexicano: entre la omisión, la ambigüedad y el conflicto;
  2. American dream para el insomne universal!
  3. ¿Vivir sin ética, vivir sin religión?.
  4. FOREX ESTRATEGIA DE ACCION DEL PRECIO: TODO LO QUE NECESITAS PARA TU LIBERTAD FINANCIERA EN FOREX.
  5. Toda la verdad (Álbumes)?
  6. Pero el bien supremo debe ser una cosa perfecta y definitiva. Por lo contrario, cuando buscamos los honores, el placer, la ciencia, la virtud, bajo cualquier forma que sea, deseamos sin duda todas estas ventajas por sí mismas; puesto que, independientemente de toda otra consecuencia, desearíamos realmente cada una de ellas; sin embargo, nosotros las deseamos también con la mira de la felicidad, porque creemos que todas estas diversas ventajas nos la pueden asegurar; mientras que nadie puede desear la felicidad, ni con la mira de estas ventajas, ni de una manera general en vista de algo, sea lo que sea, distinto de la felicidad misma.